Opinión

CON SABOR A MORALEJA

Bridget Gibbs Andrade/Cuenca

 

NYAD

O “ninfa del agua” en griego, es la adaptación al cine de la autobiografía escrita por su protagonista que, paradójicamente, lleva el apellido Nyad. Narra cómo una mujer de 60 años que dejó hace tres décadas de nadar profesionalmente, se prepara para una de las pruebas más férreas de resistencia humana conocida como el “Everest de la natación”: nadar los 177 km que separan Cuba de Florida. Y no sólo eso, se propuso ser la primera nadadora que lo hiciese sin una jaula protectora contra tiburones. Su mejor amiga y apoyo, Bonnie Stroll, la sometió a un entrenamiento intenso durante cuatro años para el gran desafío.

Tormentas tropicales, agotamiento físico, problemas de navegación, picaduras de medusas y nadar cerca de tiburones fueron los problemas con los se enfrentó Diana y su equipo durante su prolongado adiestramiento.

A los 28 años pretendió lograr su sueño. Sin embargo, por equivocación del marinero que contrató para acompañarla en la travesía, se metieron de lleno en unas corrientes marinas que la dejaron agotada. Esto marcó el fin de su primer intento y decidió retirarse y ejercer como periodista deportiva.

A los sesenta y un años lo intentó por segunda vez. Sin jaula. No lo logró. Tampoco lo hizo en el tercer y cuarto intento. Parecía una misión imposible en medio de corrientes oceánicas impredecibles y de criaturas marinas. Los años pasaban, Diana ya no era tan joven, tenía menos dinero disponible para su reto y a su equipo le asaltaban pensamientos pesimistas.

Finalmente, en el 2013, a los 64 años de edad, cumplió su tan anhelado sueño. Cuando arribó a Florida, dio un pequeño discurso en la playa en frente de un centenar de personas que fueron a verla llegar: “Me gustaría decir tres cosas. Nunca, nunca se rindan. Nunca eres demasiado mayor para perseguir tus sueños, Y por último, parece un deporte solitario, pero es necesario un equipo”. Con esta travesía Diana Nyad cerró con broche de oro su faceta de nadadora.

Esta película hace honor a esta y otras historias que nos dejarán sin excusas cuando creamos que ya no tenemos edad para trazarnos otro reto, sea este el que fuere. Esta cinta fue nominada a los premios Oscar 2024. Annette Benning y Jodie Foster, dos grandes artistas de los años 70, vuelven a la pantalla grande con actuaciones impecables.

Es un película para ver en un fin de semana largo, como este. Está en Netflix. Que la disfruten.