Opinión

CON SABOR A MORALEJA

Bridget Gibbs Andrade/Cuenca

 

ATRAPADOS COMO MOSCAS

Los hallazgos en los celulares de Norero siguen dando hilo para tejer la telaraña en la que están atrapados como moscas, políticos y jueces involucrados en corrupción y narcotráfico. Después del homicidio de Norero, la Fiscalía del Estado explotó sus teléfonos. Encontró material relevante que contribuyó al caso “Metástasis” en el que 39 personas están procesadas por favorecer a la narcoestructura desde sus funciones como fiscales, jueces y policías.

Mientras se cumple la primera etapa del proceso penal llamada “instrucción previa” del caso “Metástasis”, nació una extensión siniestra del mismo, llamado “Purga”, que dejó doce detenidos por el presunto delito de delincuencia organizada. Hay que reconocer el ingenio de la Fiscalía para nombrar a estas mega investigaciones. Parafraseando al “Infierno” de Dante, los siguientes casos podrían llamarse el “Octavo Círculo” donde están los fraudulentos, o la “Quinta Paila” en la que un lago hirviendo de brea da la bienvenida a los que se aprovecharon de sus cargos públicos para cometer actividades ilícitas.

Entre la docena de sospechosos consta el exasambleísta Pablo Muentes quien fue denunciado por Fernando Villavicencio de urdir, junto a cuatro colegas, un atentado en su contra. Que alguien nos explique cómo con un sueldo de USD 4.759, Muentes puede comprarse 3 Rolex de USD 52.000 cada uno, una mansión de un millón de dólares y ser vecino de un exalcalde venido a menos por sus vínculos con los narcos.

Tras el asesinato de Villavicencio, Christian Zurita exigió a los cinco exasambleístas que respondan ante la denuncia que su amigo presentó sobre el posible atentado. Los acusados fueron Muentes, Aleaga, Roberto Cuero -que del susto se puso más blanco que un fantasma- Ronald González y Walter Gómez. No hubo respuesta.

Una de las principales conexiones que se originan de “Metástasis” y “Purga” es el de dos funcionarias de la Corte Provincial del Guayas. La primera es Mayra Salazar, expareja de Norero quien se beneficiaba de su cargo como comunicadora de dicha Corte. La segunda es Fabiola Gallardo, expresidente de la Corte de Justicia del Guayas, detenida este 4 de marzo.

Las palabras de Diana Salazar siembran semillas de esperanza en los que anhelamos días mejores para el país. “Después de la radiografía que significó el caso Metástasis, ahora empezamos a sanear los espacios que fueron tomados, porque la justicia no debe ni puede ser un espacio para el narcotráfico ni la corrupción. No permitiremos que estos malos elementos continúen campantes”.

Que así sea. Que los malos elementos purguen sus tropelías en la “Quinta Paila”.