Economía

Con poca liquidez, Ecuador tiene que pagar USD 273 millones en bonos de deuda externa

El Gobierno de Noboa tendrá que pagar los cupones de los tres bonos de deuda externa, en dos fechas: enero y julio de 2024.

Hasta el 31 de enero de 2024 el Gobierno de Daniel Noboa debe pagar tres cupones de intereses de los bonos de deuda externa de Ecuador, que suman USD 273 millones. El segundo pago de cupones de bonos de deuda externa debe realizarse en julio, también por USD 273 millones.

Los cupones corresponden a los bonos externos que fueron reestructurados en 2020 y que vencen en 2030, 2035 y 2040. Se trata de una presión para Ecuador, que enfrenta un momento crítico por la escasa liquidez en las arcas fiscales.

La poca liquidez ha llevado al Gobierno de Daniel Noboa a advertir que es probable que el dinero no alcance para pagar los sueldos de los funcionarios públicos de enero de 2024.

Hasta la semana del 19 de enero de 2024, el Tesoro Nacional, que es como la cuenta corriente del Estado ecuatoriano, tenía un saldo de USD 604 millones. Una cifra baja frente a los USD 1.698 millones que tenía esa cuenta en la misma semana de 2023.

De ahí que los mercados están atentos a que Noboa muestre su voluntad de pago de estos bonos, dice Sioban Morden, directora de Estrategia de Renta Fija para América Latina de Santander US Capital Markets LLC.

«El compromiso de reembolsar a los tenedores de bonos se enfrenta a su primera prueba la próxima semana con los pagos semestrales de estos cupones», dice Morden. Y añade que se trata de una carga relativamente baja después de la reestructuración, con pagos anuales del 0,4% del PIB. «Estos pagos deberían seguir siendo una prioridad dentro del Presupuesto», dice.

Sin la refinanciación, el pago de los cupones de intereses que vencen en enero de 2024 debía ser de USD 1.611 millones. Tras la reestructuración de 2020, Ecuador ha tenido que pagar dos veces por año los cupones de intereses de estos bonos.

El pago de intereses de esta deuda se extiende hasta 2040. Y ya en 2026 el país tendrá que comenzar a pagar parte del capital de estos papeles de deuda que en total suman USD 16.008,4 millones.

La primera prueba de Noboa ante los mercados

Pero, pese a lo ajustados que están los recursos en enero de 2024, los mercados internacionales están atentos y optimistas, pues creen que el Gobierno sí pagará esos cupones.

Y es que, de no hacerlo, sería como ponerse la soga al cuello, ya que el país caería en «default» y no podría conseguir el financiamiento de prestamistas internacionales, dice Santiago Mosquera, decano de la Escuela de Negocios en la Universidad de las Américas (UDLA).

El default es el término que se utiliza cuando un país no paga su deuda externa en los plazos y condiciones previstas. Según la calificadora de riesgos Fitch Ratings, Ecuador necesitará préstamos internos y externos por USD 12.000 millones en 2024; esto es casi 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Con esta urgencia de conseguir préstamos, el Ministro de Finanzas, Juan Carlos Vega, y la viceministra de Economía, Ana Cristina Avilés, tuvieron varias reuniones con potenciales prestamistas en Estados Unidos. Entre ellos, el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Mercados ven buenas señales

Mosquera dice que esta caída del riesgo país responde a varios factores, pues el Gobierno ha dado algunas señales que han sido bien vistas en los mercados:

La propuesta de incrementar el IVA para tener más ingresos permanentes, para así reducir el déficit fiscal.

El anuncio de que se está analizando focalizar el gasto en subsidios a los combustibles.

Y la propuesta de recortar unos USD 1.000 millones en gastos del Estado.

Además, Mosquera explica que, al abrirse a la cooperación en seguridad con Estados Unidos, Ecuador también podría tener apoyo de ese país si se busca un acuerdo con el FMI, debido al peso que tiene Estados Unidos en el directorio del organismo multilateral.

Mosquera explica que los prestamistas ven como buenas señales aquellas medidas que den certezas de que el país tendrá capacidad de pago de su deuda. De ahí que Ecuador podría estar abriendo un camino para conseguir esa liquidez que tanto requiere para sortear 2024.

Aunque el alza del IVA no fuera de tres puntos y de manera permanente, como planteó Noboa, incluso un alza menor, como propone la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea, es una buena señal, añade Mosquera.

Fuente:  PRIMICIAS