Actualidad

Con palos, piedras y montículos se bloquearon las vías

Grupos de indígenas ecuatorianos cerraron varias carreteras del país, como parte de la huelga nacional convocada por las centrales sindicales contra el Gobierno.

QUITO. Desde las 00:00 del jueves, decenas de manifestantes cerraron algunas vías hacia las diferentes provincias de la Sierra entre ellas: cuatro tramos de la vía Cuenca-Loja, el ECU-911 informó que tres de ellas fueron bloqueados con alambres de púas, troncos encendidos, piedras, montículos de tierra, aglomeración de personas y otros materiales. Organizaciones indígenas salieron a los sectores San Vicente, San Lucas y Saraguro.

Además, la carretera Panamericana, que une el sur y norte del país, fue cerrada en varios tramos en las provincias de Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Azuay, así como en la zona oriental, también se obstaculizó la vía Gualaquiza-Zamora, en el sector de Bomboiza, a la entrada a Morona Santiago. Mientras que las vías que conectan a Zamora Chinchipe con El Oro y Loja permanecieron habilitadas.

Por tal motivo, los vehículos estaban varados y obligando a los pasajeros, entre ellos niños y adolescentes, a caminar varios kilómetros soportando las temperaturas para poder llegar a sus destinos.

Los reclamos son de toda índole, pero confluyen principalmente en el retiro de un paquete de enmiendas constitucionales que tramita la Asamblea Nacional. Entre las enmiendas está una que permitiría al presidente Rafael Correa, en el poder desde 2007, presentarse a un nuevo mandato en las elecciones de 2017.

“Nos hemos declarado en levantamiento, para nosotros Correa está caído políticamente, en menos de seis meses vamos a ver la situación en que se encuentra el país, la situación es extremadamente crítica porque no hay petróleo, porque no hay más impuestos”, dijo Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Ecuarunari, quien fue arrestado anoche.

Pérez, que junto a decenas de indígenas realizó un recorrido de 800 km a pie y en auto hasta Quito, agregó que sólo cesarán en su protesta cuando Correa archive las enmiendas que están en el Pleno de la Asamblea. “Ahora se nos llama a un diálogo, cómo vamos a ir a un diálogo si lo primero que hace es violar la Constitución, burlarse de la gente. Para nosotros ya no existe el presidente Correa”.

Mientras que Jaime Chiliquinga, dirigente de El Chasqui, resaltó que la protesta se mantendrá firme «hasta que el Gobierno de Correa cumpla» con las demandas presentadas por la Conaie. También reclamó por la falta de obras de infraestructuras en su comunidad de Poaló.

En esta zona, dijo Chiliquinga, hay mucha «gente pobre», lo que, según él, demuestra que el Gobierno de Correa no ha gobernado en favor de las clases populares, pese a que el gobernante asegura lo contrario.

«¿Acaso ustedes han recibido semillas o urea fertilizante) del Gobierno?», preguntó a sus compañeros de protesta el líder indígena, que recibió como respuesta un rotundo y largo «no». (DO/La Nación)