Economía

Con Noboa se han perdido más de 16.000 barriles diarios de producción de petróleo y todavía falta el cierre del ITT

Sin un plan, todo se ha resumido en apagar incendios. Con un ministro encargado para solucionar a corto plazo los apagones, el sector petrolero está sin norte y a pocos días del cierre del ITT.

Ecuador está atravesando una crisis energética integral, donde el tema eléctrico es solo una parte, y que también incluye la caída de la producción petrolera, la escasa inversión y un imparable crecimiento de la minería ilegal.

El presidente de la República, Daniel Noboa, encargó el Ministerio de Energía y Minas a Roberto Luque (también ministro de Transporte y Obras Públicas) para que apague el incendio de los apagones; pero mientras tanto, como puntualizó Alberto Castro, ingeniero petrolero y consultor, no se tiene una ruta clara para enfrentar los problemas en Petroecuador, la inercia de las compañías privadas y el inminente cierre del bloque 43 o ITT, entre otros problemas.

“En Petroecuador sigue operando un círculo vicioso de ineficiencia, inestabilidad en la dirección y trabas para la inversión privada. Desde noviembre de 2023, cuando asumió Noboa, hasta el 13 de mayo de 2024, la producción diaria de crudo ha caído en más de 16.000 barriles por día. Esos son millones menos justo cuando el Estado está sin recursos y sigue acumulando atrasos”, puntualizó Castro.

El problema es que los últimos gobiernos han llegado sin un real plan de gobierno para el sector energético y solo se dedican a apagar incendios

Cierre del ITT: a punto de dejar de explotar más de 1.200 millones de barriles

Hace seis días, Noboa emitió un decreto para crear un Comité, compuesto por cuatro ministros y el gerente de Petroecuador, para cumplir con el cierre del ITT.

Ya se venció el plazo de cinco días para que ese Comité presente un plan de acción; mientras la renuncia de la actual gerente de Petroecuador, Marcela Reinoso, no es confirmada ni desmentida oficialmente.

La HORA consultó al Ministerio de Energía y Minas sobre lo que está pasando en torno al cierre del ITT. Existen versiones que hablan sobre el retiro de los taladros como parte de las razones de la caída de producción de este campo; pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

De acuerdo con Castro, a un poco más de 3 meses (31 de agosto de 2024) de que se deba cumplir con la voluntad popular de dejar de explotar el ITT (apagar los pozos), no existe una estrategia ni nada parecido a un plan.

Alberto Donoso, ingeniero petrolero con experiencia en compañías privadas del sector, explicó que existen estimaciones que como mínimo calculan en más de $1.300 millones el costo de desmontar la infraestructura del bloque 43. Esto sin tomar en cuenta consultorías y otros gastos.

El proceso podría tardar más de los cinco años que en su momento calculó la exministra Andrea Arrobo y llegar hasta los 17 años; debido a que no solo se deben cerrar los pozos, la planta de procesamiento y otras infraestructuras, sino también dejar todo el terreno como si nunca hubiera habido explotación petrolera.

A esto se suma que, con el cierre del ITT, el país va a dejar más de 1.200 millones de barriles de crudo, entre reservas probadas y posibles, lo que se traduce en miles de millones de ingresos perdidos a futuro.

“El ITT está recién en el 20% de desarrollo y en los próximos años tenía potencial de inyectar al menos $18.000 millones de ingresos al país”, recalcó Donoso.

No solo el Estado tendrá menos liquidez, sino que, según un estudio del Banco Central del Ecuador (BCE), cada ecuatoriano perderá $6,9 de ingreso per cápita cada mes hasta 2026.

“En medio de este escenario, desde Petroecuador solo se ha presentado un plan parcial para reducir, pero no cubrir en su totalidad, la pérdida de producción por el cierre del ITT”, afirmó Donoso.

Es importante recordar que, entre menos ingresos petroleros existan, menos dinero habrá para obra pública (que deberá financiarse de manera creciente solo con deuda). (JS)

Fuente:  Diario la HORA