Opinión

CON LOS CHUROS HECHOS

Ab. Luis Hidalgo Vernaza/Guayaquil

Si bien es verdad que en la asamblea hay gente menos que mediocres, con muy pocas excepciones, los del bloque de la RC, son realmente de lo último.

El lunes pasado con motivo de la comparecencia de la Fiscal a la Comisión de Fiscalización, que es una vergüenza, trataron de sorprender de la forma más burda a la fiscal Diana Salazar. Pensaron los cuatro de la RC, que podían crear un enfrentamiento nada menos que con un prófugo de la justicia como es Ronny Aleaga. Que poca moteta de esta gente. Bajeza sin nombre.

La NIÑA AY PAME y un fulano Lenin Barreto, se confabularon para que Aleaga aparezca en Comisión General por video conferencia. El objetivo era claro por lo poco inteligente, que el ex Latín King, exponga unas supuestas relaciones íntimas que dice haber tenido con la señora Fiscal. Cosa repulsiva, pero más que nada falta de hombría, porque en el caso no consentido que su roñosa reseña fuera verdad, un hombre jamás debe ser de esas bajezas.

A los que planificaron la emboscada como se le ha dado en llamar, les salió el tiro por donde la espalda pierde su nombre; deben estar escaldados del fogonazo. Tienen por lo pronto dos procesos, uno que se le inicia por parte de la fiscalía que les pide información sobre el paradero del prófugo, y otro por parte de los compañeros de la Asamblea que a través del presidente Kronfle analizarán que sanción se les pondrá por su evento fallido.

Pero como la masa de los RC son de lo último, no pueden soltar presa por ningún motivo. La consigna por parte de otro prófugo, el de Bélgica, es la de seguir buscando, crear el caos y tirar abajo a la Fiscal a como dé lugar, y con ello dar vía libre a la impunidad. Surge entonces otro fulano, un tal Héctor Valladares, de esos conocidos en su casa a la hora de cenar. El encargo, iniciar otro juicio político a la Fiscal, el motivo: incumplimiento de funciones y relación dolosa con procesados. Siempre hay el tonto útil.

El anuncio de la Fiscal de su estado de gravidez, y la respuesta de la Procuraduría a la consulta que efectúa el presidente Kronfle de si era posible diferir el llamado a juicio político, los ha dejado con los CHUROS HECHOS. Claro no podía faltar el comentario totalmente desafortunado de Luisa González, que califica de show el embarazo de Diana Salazar, como si para una mujer le fuera fácil inventar un embarazo. Estupidez propia de los RC.

Todo lo comentado me ha traído a la memoria la leyenda de Julio Cesar, más de veinte siglos después:

“Roma, año 77 a.C. El cruel senador Dolabela va a ser juzgado por corrupción, pero ha contratado a los mejores abogados, ha comprado jurado es conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentan a él. Nadie se atreve a ser el fiscal, hasta que de pronto, contra todo pronóstico, un joven patricio de tan solo veintitrés años acepta llevar la acusación, defender al pueblo de Roma y desafiar el poder de las élites. El nombre del desconocido abogado es Cayo Julio César”

Similitud incontrastable.