Internacional

Con lágrimas, despiden a “Charb”, el director de “Charlie Hebdo”

“Charb”, nacido en 1971 en Conflans-Sainte-Honorine, al noroeste de París, fue inhumado después en la intimidad.

PARÍS.  La Internacional, seguida de lágrimas, bromas y músicas festivas despidieron en un funeral cargado de emoción al director de “Charlie Hebdo”, Stéphane Charbonnier, “Charb”, asesinado el 7 de enero en la sede del semanario satírico junto con otras 11 personas, ocho de ellas miembros de su redacción.

Familiares, amigos y colegas supervivientes de la revista, las ministras de Educación, Justicia y Cultura, la alcaldesa de París, numerosos políticos y cientos de ciudadanos anónimos deseosos de rendirle un último homenaje acudieron a la ciudad de Pontoise, al oeste de París.

Los restos mortales del periodista, uno de los más grandes caricaturistas franceses, junto con sus otros cuatro colegas dibujantes asesinados, penetraron en el Halle Saint-Martin escoltados por la Internacional, convertida en triste canto fúnebre, según imágenes retransmitidas por televisión.

En su interior le esperaban medio millar de personas, mientras muchas otras permanecían en la calle, contemplando el acto desde una gran pantalla exterior.

Además de las ministras de Educación, Najat Vallaud-Belkacem; Justicia, Christiane Taubira; y Cultura, Fleur Pellerin, y la primer edil Anne Hidalgo, asistieron al acto el alcalde de Pontoise y diferentes líderes de la izquierda francesa, entre ellos Jean-Luc Mélenchon.

A hombros de sus familiares, el féretro de “Charb” tomó el camino del cementerio al son de una fanfarria que acompañó igualmente las últimas palabras de su amigo y colaborador Patrick Pelloux, quien cerró la ceremonia sin poder al final evitar el llanto.

El también médico de urgencias, uno de los primeros en llegar a la sede de “Charlie Hebdo” tras la masacre, no olvidó a las otras víctimas asesinadas después en París y sus alrededores: cuatro clientes de un comercio judío y una policía municipal. (Efe/ La Nación)