Opinión

Con la salud no se juega

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El día lunes 25 en el canal Ecuavisa entrevistaron a la Asambleísta de Alianza País, doctora Pamela Falconí prestigiosa odontóloga, ortodoncista y maestra de Educación para la Salud, ella es la autora del proyecto regulador a las empresas de seguros médicos y medicina prepagada presentado en el año 2014, el mismo que regulará a las empresas que brindan servicios de salud prepagada.

Sugiere que las mismas sean reguladas por la Superintendencia de Compañías, que tengan un capital mínimo y la capacidad de disolverse para que su cartera pase a otras empresas del mismo tipo.

Seguramente no está informada que las empresas de ese tipo siempre fueron reguladas por la Superintendencia de Compañías y les exigen un capital mínimo que es algo más de 400mil dólares, así mismo también son reguladas e inspeccionadas por el Ministerio de Salud Pública al igual que clínicas, hospitales y consultorios clínicos, tiene razón en regular las tarifas ya que muchas empresas abusan de ellas, la tarifa cero para exámenes de prevención de cualquier patología tiene un costo que de alguna manera debe ser pagado por el cliente, así mismo deberían regular los reajustes de precios por siniestralidad y las órdenes de exámenes diagnósticos que algunos médicos ordenan innesariamente, costos de renovación y pagos administrativos por reembolsos. Además no tienen crédito directo con muchos proveedores lo que ocasiona que los pacientes paguen por el servicio y después aplique para reembolso que muchas veces no cubre todo lo gastado.

No comentó la entrevistada sobre el control a ciertas compañías de medicina prepagada de propiedad de médicos tratantes en las que indiscutiblemente se produce un conflicto de intereses que perjudican al usuario, además algunos médicos no todos aplican sus propios protocolos sin respetar los protocolos universales lo que puede ocasionar una mala práctica médica.

Según informaciones de internet en el año 2013 el país invirtió 200 millones dólares en cobertura catastróficas no hay información de los años 2014 y 2015, pero es posible que esto llegue a una cantidad cercana de 300 millones de dólares, estas enfermedades suponen un alto riesgo de mortalidad para el paciente y tienen un tratamiento de alto costo.

Para sacar la nueva ley deben empezar por reformar nuevamente la constitución ya que ella garantiza por medio del estado el derecho a la cobertura de las enfermedades catastróficas y a la atención integral para todas las patologías, así mismo a la promoción para la prevención de estas enfermedades debiendo ser las mismas de atención priorizada.

Como información con la actual tecnología se puede atender ambulatoriamente a personas con discapacidades, sin límites de edad y a pacientes con enfermedades crónicas o catastróficas, estos nuevos sistemas que ya existen en nuestro país serían la solución para la atención económica a todo tipo de pacientes de cualquier institución pública o privada.

Los nuevos sistemas coadyuvan a mejorar la calidad de vida de los enfermos teniendo que ver con cambios de hábitos y condiciones de vida y no solamente a tomar medicamentos sino a educarse y asumir todo tipo de prevención y atención integral.

El Ministerio de Salud considera enfermedades catastróficas a las siguientes:

1. Todo tipo de malformaciones congénitas de corazón y de todo tipo de valvulopatías cardíacas.

2. Todo tipo de cáncer

3. Tumor cerebral en cualquier estadío y de cualquier tipo

4. Insuficiencia renal crónica

5. Trasplantes de órganos: riñón, hígado y médula ósea

6. Secuelas de quemaduras graves

7. Malformaciones arterio venosas cerebrales

8. Síndrome de Klippel Trenaunay

9. Aneurisma tóraco-abdominal

No dudo de la buena intención de la Honorable Asambleísta pero si sería recomendable que busque una buena asesoría por que se puede producir un monopolio de medicina prepagada o desaparecerlas y los pacientes caer en manos de los hospitales estatales o del IESS con mala atención, saturados de enfermos y escasos medicamentos.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.