Opinión

Con acento literario.

Por: Lucy Angélica García/ Portoviejo.

lucygarciachica@hotmail.com

 

 

Retazos de ensueños

Me detengo en el tiempo, en el umbral de este anochecer en este cálido noviembre de verano en esta parte de la geografía del universo. Escucho el canto de un grillo cerca de mi ventana, conversaciones lejanas; de pronto todo es calma y silencio, y dentro mío este instante lleno de magia, saliendo en filamentos de inspiración.

No quiero hurgar en mi razón para entender, ¿porqué, porqué esta paradoja ? estás lejos, y tus ojos en la lejanía están mirándome, tu pequeña boca, tu sonrisa luminosa llenando de luz mis sombras, y éstas escapan para dar lugar a la luz de tu mirada, al acento de tu voz que me lleva a soñar, y te imagino allá, bajo tu cielo que añoras, allá, a esa atmósfera palpitante donde has dejado tu aliento, tus huellas, en cada recodo de tus sendas recorridas, tus sueños de niño, de adolescente, de hombre.

Allá está todo aquello que palpita en tu espíritu, aún en la lejanía de tu existencia, bajo el cielo lejano, donde como ave migratoria habitas.

Estoy lejana, ausente, casi desconocida, no soy nada más que un alma caminando en el desierto, y saluda a la tuya, a tu alma tan sedienta como yo, de una misma agua que nos refresque el fuego que nos quema , y nos miramos, con la mirada palpitante, sintiendo como magia aquella cercanía del alma.

Extrañamente, deambulo cerca, circundo alrededor de tu universo, porque escucho tus palabras, como un eco que adormece en el recuerdo, aquel acento que despierta mis sueños juveniles, y no digo nada, solo dejo que voltees a mirarme, que tu acento me acaricie, que tu voz pueda despertarme del profundo letargo, de amores inconclusos, y en las estelas de mi aire, la caricia, y el acento de tu cálida voz.

Y, como ya te dije: » cuando pasen los años…..» Cuando encuentres el verdadero sentido a tu existencia, encontrarás en estas cartas que te escribo, retazos de tiempos, pedazos de un corazón, y un alma que te amó.

Y como ayer y como ahora y como siempre. Desde este rinconcito del mundo, sin fronteras que impidan el vuelo aventurero de mi alma, llegar sutilmente donde quiera que estés.

La autora es docente, poetisa y columnista internacional