Opinión

Con 83 años sigue laborando

La edad no impide que los miércoles, jueves y domingo, llegue con la rica rosca de su natal Montecristi para vender en Jipijapa que es un centro de comercio importante, recorriendo desde el barrio norte hasta las cercanías del estadio y otras calles, vendiendo 80 fundas, con cuyos ingresos le permite sobrevivir, además de que la Sultana del Café, es una urbe hospitalario y de gente honradas y solidarias, por lo que tiene muchos amigos y nos relata un dicho para “los amigos Robles que le gusta un trago doble que toman en mateancho”, con respeto, ya que los conoce de años,


En su largo trajinar relata también que vendió encajes, interiores para damas y otros artículos en Portoviejo, pero sufrió un robo, que no le impidió seguir con otros negocios, ya que su oficio de comerciante lo lleva en la sangre y ahora lo hace con la rosquitas crujientes, que en su cartón y funda, recorre esta urbe y otras latitudes, además en su vida familiar procreó 8 hijos todos mayores, y junto a sus retoños, son su orgullo, lo indica don Vicente Santos Delgado.

Por: Periodico La Prensa Jipijapa