Opinión

Comparecencia obligatoria.

Dr. Jorge Norero González / Guayaquil

Ya es tiempo que alguien en Carondelet, salga a enfrentar los embates de una oposición alevosa, pandillera, golpistas, irrespetuosa y extremadamente tóxica… Por aquello, en el Gobierno, diversos ministros y secretarios de Estado, tienen expresas competencias que no pueden ni por ignorancia, peor por temor dejar de cumplir y ejercer.

Para velar que todos cumplan de manera eficiente, llamarlos al orden, cumplan metas, evaluaciones, el secretario general de la administración, debería ante el lavado de manos tanto de la ministra de Gobierno, como del secretario de comunicación y de información, asumir ese rol, hacerlo con probidad, oportunidad, y responsabilidad.

Ahora, porque la ignorancia es atrevida, impertinente y alevosa, una comisión llamada a tutelar las garantías constitucionales, cómo así reza su denominación, pretende conculcar principios fundamentales, como el de presunción de inocencia, el de “non bis in ídem” ( no dos veces lo mismo) o explicado más ampliamente: nadie puede ser juzgado o castigado dos veces por el mismo hecho, acaba de manera totalmente abusiva, sin competencia, demostrando su ánimo inequívoco de irrespetar la majestad de la Presidencia, arrogándose además funciones no expresamente señaladas en ningún texto legal, peor constitucional, para amenazar con juicio político, apercibimiento de ley es decir: iniciar quizás una acción judicial, imposición de una sanción más grave, o quizás pretenderán en la tercera convocatoria, que el Presidente decida ignorar por ser insolente vuestras amenazas, declararlo en rebeldía y ordenar a la Fuerza Pública lo lleve detenido para que comparezca ante este tribunal inquisidor y antropófago, que quiere protagonizar eventos que causen publicidad y el aplauso de aquellos dementes hambrientos de anarquía, violencia y caos.

Las causales para un juicio político, destitución o remoción del Presidente, están expresamente señaladas en la Constitución, y ninguna comisión de manera particular o individual, puede obligar la comparecencia del Presidente a rendir cuentas o explicaciones, con mayor razón, cuando no ha existido ni en la Fiscalía, Contraloría, ninguna indagación, glosa con responsabilidad penal, etcétera, que obliguen al Ejecutivo, una comparecencia forzosa pero cuando sea llamado a juicio y cumpliendo el debido proceso y requisitos de admisibilidad ordenado por la Corte Constitucional…

Cosa distinta por el respeto a la opinión pública, sus asesores y consejeros, deberían recomendarle al Presidente Guillermo Lasso Mendoza, comparezca ante la ciudadanía en cadena nacional, dando todas las explicaciones posibles, y todo lo concerniente a lo aseverado en los Pandora Papers, porque es fundamental, establecer distancia de quienes ilícitamente y hasta dolosamente, construyeron toda una red societaria camuflada, para despistar a las autoridades, por depositar fondos provenientes de peculados, cohechos, concusión, testaferrismo, lavado de activos, asociación ilícita, narcotráfico, etcétera.

Así que señores asambleístas, no jueguen con fuego porque podrían quemarse, y no hagan perder tiempo y recursos a la Asamblea, en este juego a las escondidas y del palo encebado, porque se pueden lastimar, y todos conocemos que vuestro afán es generar escándalos, shows, y hacerse los importantes.

Semper Fi.