Economía

¿Cómo está afectando la inflación mundial a las exportaciones ecuatorianas?

El aumento en el costo de los insumos, y la caída de la demanda mundial, están impactando seriamente al comercio exterior nacional. La crisis inflacionaria en países como Argentina golpean todavía más a sectores como el bananero.

El sector exportador ecuatoriano, que sostuvo gran parte de los ingresos de divisas durante el periodo más duro de la pandemia, están enfrentado crecientes problemas vinculados a la inflación y a la cada vez más evidente recesión o desaceleración económica a nivel mundial.

Xavier Rosero, vicepresidente ejecutivo de la Federación de Exportadores del Ecuador (Fedexpor), explicó que a todo este escenario se sumó el impacto negativo de 18 días de paro violento durante junio de 2022. Como resultado, el sector está más cerca del estancamiento que del aumento en sus ventas.

“Las cifras al primer quimestre de 2022, antes del paro, reflejaban que las exportaciones no petroleras y no mineras del país habían crecido a un ritmo superior al 26%. Sin embargo, ya se visualizaba un serio problema en el sector agrícola y agroindustrial. Ahora, estas exportaciones están mucho más cerca del estancamiento que del crecimiento”, puntualizó.

Según un último análisis de la Federación Ecuatoriana de Exportadores, actualmente se han identificado tres efectos directos que está dejando la crisis mundial en el comercio exterior nacional:

1. Por una parte, los insumos productivos importados que se utilizan en los sectores agrícolas y agroindustriales han registrado incrementos en su precio del 45% en promedio en lo que va del año en comparación con el año anterior.
Este incremento impacta directamente a la estructura de costos del sector exportador que, para productos del ámbito agrícola, cerca del 10% de los costos se destinan a insumos como agroquímicos, fertilizantes, pesticidas, empaques plásticos y de papel que han incrementado su precio.

2. El problema radica en que los precios de los productos de exportación del sector agrícola-agroindustrial no se han incrementado al mismo nivel que el incremento registrado en los precios de insumos importados. Es decir, se está generando una presión en costos vía precios de insumos que no puede ser compensada con aumento de precios porque los exportadores no pueden trasladar al precio
final tal incremento. Esta situación acelera el incremento de costos, manteniendo casi constante el nivel de ingresos de las empresas exportadoras.

2. Mientras los precios energéticos se mantengan elevados, el presupuesto destinado al consumo de otros productos de
la canasta habitual del consumidor internacional será reducido. Esto representa un riesgo de menor demanda que se traducirá en menores volúmenes exportados.

El poco analizado impacto del desastre económico en Argentina
La economía argentina durante los últimos años ha registrado problemas en su desempeño, principalmente en el ámbito monetario y externo. Estas progresivas complicaciones han afectado el poder adquisitivo de los argentinos que, al término del 2021 ya perdieron el equivalente de un trimestre de ingresos del 2017.

En lo que va del 2022, la economía argentina se ha deteriorado aún más. Muestra de aquello se refleja en la depreciación que ha
sufrido el peso argentino que hoy alcanza los 128 pesos para el mercado oficial y 275 pesos en el mercado paralelo por cada
dólar, cuando en 2019 (prepandemia) el dólar se cambiaba por 49 pesos. Esto debilita la capacidad de consumo de bienes importados desde la Argentina con mayor impacto en bienes producidos en países dolarizados.

Según datos del Banco Central del Ecuador, las exportaciones no petroleras hacia Argentina alcanzaron $246 millones en 2021, equivalente a un incremento del 11% en relación a 2020, que posicionó a este mercado como el décimo destino de exportación.

Sin embargo, datos del Centro de Comercio Internacional reportan que durante los primeros 5 meses de 2022, las importaciones
no petroleras no mineras de Argentina están cayendo a un ritmo del 5% interanual. A partir de las estimaciones de Fedexpor, las
expectativas de un mayor deterioro de la economía argentina abren escenarios de impacto negativo para las exportaciones del
Ecuador:

• Escenario de menor impacto: pérdida de $12 millones en exportaciones al término de 2022, manteniendo el ritmo de reducción actual de compras desde la Argentina.

• Impacto intermedio: reducción de exportaciones entorno a $37 millones

• Alto impacto: disminución de hasta $62 millones frente a 2021.

La diferencia entre uno y otro escenario dependerá de las -mayores o menores distorsiones que puedan provocar las
medidas de administración cambiaria y del comercio que adopten las nuevas autoridades económicas en ese mercado.

Los productos de exportación más afectados son: banano y plátano, conservas de atún, preparaciones alimenticias, derivados de cacao y grasas y aceites vegetales; que concentran el 90% de los envíos no petroleros.

Esto es aún más relevante para productos como banano, donde más del 50% del banano importado en Argentina proviene de Ecuador; o, las conservas de atún, donde más del 80% del consumo importado es ecuatoriano.

El sector bananero ecuatoriano, no solo por la situación en Argentina y la inflación mundial, sino también por los efectos de la guerra de Ucrania, ya están proyectando pérdidas en ventas por alrededor de $220 millones hasta finales de 2022.

Principales desafíos externos para las exportaciones en los próximos tres meses
I. Mayor fortalecimiento del dólar. – Se prevé que la política monetaria de Estados Unidos refuerce la tendencia de revalorización del dólar que afectaría la competitividad cambiaria de exportaciones del Ecuador.

II. Debilitamiento de la demanda mundial. – Las presiones inflacionarias a escala global, extensión del conflicto entre Rusia y Ucrania y las interrupciones logísticas que afectan puertos en China y Estados Unidos son factores que pueden disminuir las perspectivas de consumo en Europa y Norteamérica, principalmente.

Principales desafíos internos para las exportaciones en los próximos tres meses
I. Precios elevados de insumos para producción. – Materias primas con altos precios dificultarán una estabilización de precios a la baja y capacidad de competir en mercados externos considerando la flexibilidad en costos que tienen los competidores directos del Ecuador.

II. Reducción en recargos asociados a insumos y cadena logística. – Revisión de carga tributaria para el sector exportador, particularmente, considerando los recargos que actualmente se pagan sobre insumos, maquinaria, así como el ISD en cadena logística pueden amortiguar los impactos de altos precios internacionales.

III. Plan integral de seguridad de carga en puertos. – Definición de acciones que eleven obligatoriamente todos los estándares de
seguridad en puertos y zonas extraportuarias para evitar contaminación de carga y refuerce la presencia de fuerza pública para controlar puntos de vulneración de seguridades.

IV. Adaptar condiciones de financiamiento blandas a la dinámica de los sectores exportadores. – En el entorno adverso, es clave precautelar la liquidez de las empresas y la flexibilidad para renovación de equipos con líneas de crédito que se acoplen a los ciclos de exportación

 

 

Diario La Hora