Opinión

COMO AFECTARIA LA DECLARATORIA DEL ESTADO DE GUERRA EN ECUADOR AL SECTOR RURAL.

Ing. Agr. Mauro Erazo Vélez.
Presidente del Foro Agropecuario Ecuatoriano.
Presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Ecuador.

 

 

La declaratoria del estado de guerra ha sido apoyada por la mayoría del pueblo ecuatoriano, la ciudadanía ha dado su voto de confianza al presidente constitucional del Ecuador, Ing. Daniel Noboa Azín porque confía que este recurso es lo último que podía hacer el mandatario. Pero cuando se declara un estado de excepción por «conflicto armado interno», «la situación varía no sólo por la causal sino por las características de empleo de la fuerza pública», pues las fuerzas armadas son las protagonistas en este evento.

Sin embargo, esta situación puede afectar al sector agropecuario del país si no se toman las medidas adecuadas ya que las bandas criminales y terroristas tratan de escapar de los operativos y el campo es su objetivo principal.
No obstante, el sector agropecuario enfrenta diferentes desafíos y conflictos que afectan su desarrollo y productividad. Algunos de estos desafíos incluyen la falta de acceso a tierras, los cambios climáticos, la falta de apoyo gubernamental y la competencia con productos extranjeros. Además, en ciertas regiones del país, se han registrado conflictos agrarios relacionados con la propiedad de tierras y los derechos de los agricultores. Estos conflictos pueden generar tensiones y enfrentamientos entre diferentes actores en el sector agropecuario, como propietarios de tierras, agricultores y comunidades locales.

Ante esto La declaratoria del estado de guerra en Ecuador puede tener diversos efectos en el sector rural. Estos pueden incluir:

1. Restricción de movilidad: Con el estado de guerra, se pueden implementar medidas de restricción de movilidad en diferentes áreas rurales, lo que puede dificultar el acceso de los agricultores a sus tierras, a los mercados para la venta de sus productos y a los insumos necesarios para la producción agrícola.

2. Escasez de alimentos: En situaciones de conflicto armado, se puede interrumpir el suministro de alimentos a las zonas rurales, lo que puede llevar a la escasez de alimentos tanto para los agricultores como para las comunidades locales. Esto podría afectar la seguridad alimentaria de las familias rurales.

3. Desplazamiento forzado: En casos de guerra, muchas personas pueden ser desplazadas de sus hogares, incluyendo a comunidades rurales. Esto puede tener un impacto significativo en la producción agrícola, ya que los agricultores pueden verse obligados a abandonar sus tierras y perder sus cultivos, esto ya sucede en algunos lugares donde los GDO están llegando a establecerse.

4. Deterioro de la infraestructura rural: Durante un estado de guerra, las infraestructuras rurales, como caminos, puentes y sistemas de riego, pueden sufrir daños debido al conflicto armado. Esto puede afectar la capacidad de los agricultores para transportar sus productos y acceder a servicios básicos necesarios para su actividad agrícola.

5. Inseguridad y violencia: La situación de guerra en sí misma puede generar un clima de inseguridad y violencia en las zonas rurales. Los agricultores pueden enfrentarse a situaciones de riesgo personal y de saqueo de sus propiedades, lo que puede llevar a la interrupción de sus actividades agrícolas.

En resumen, la declaratoria del estado de guerra en Ecuador puede afectar negativamente al sector rural, limitando la movilidad, generando escasez de alimentos, causando desplazamiento forzado, deteriorando la infraestructura rural y aumentando la inseguridad en las comunidades agrícolas razón por la solicitamos al presidente tomar en cuenta las sugerencias de tomar las precauciones del caso para evitar que nuestros productores agrícolas se vean afectados.

En muchos sectores del campo las organizaciones rurales están ya colaborando con las fuerzas armadas, las asociaciones de ganaderos están poniéndose al servicio de las fuerzas del orden y así todos debemos colaborar por la ansiada paz que reclama nuestro país. Expresamos nuestro respaldo a las Fuerzas Armadas, Policía Nacional y todos los funcionarios encargados de cumplir y hacer cumplir la Constitución y la ley. Reconocemos y valoramos su dedicación y esfuerzo en la preservación de la seguridad, la paz y la vida para los ciudadanos sin dejar la mirada al campo.