Actualidad

Comenzó semana mundial de la lactancia materna

Cada año se salvarían 800 000 bebés de morir si se los amamantara en las primeras horas de vida.

GUAYAQUIL. Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna para fomentar la lactancia materna y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo.

Por ese motivo, el Instituto Ecuatoriano de Inclusión Social (IESS), emplea una campaña de capacitación y concientización para que las madres brinden este alimento primordial a sus hijos. Y es que en las primeras horas de vida, debe comenzar la lactancia materna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda como modo exclusivo de alimentación la lactancia durante los 6 primeros meses de vida; a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

La leche materna además de brindar un vínculo entre la madre y el recién nacido aporta todos los nutrientes para un desarrollo sano, crea anticuerpos que los protege de enfermedades como la diarrea y la neumonía, aumenta las posibilidades de una buena salud durante toda la vida y reduce la tendencia a sufrir sobre peso u obesidad cuando son adultos.

“La lactancia es mucho más que la leche, es el vínculo y el contacto. La mejor manera para que nuestro cuerpo produzca leche es la succión y el estímulo que nuestro bebé le da al pecho, el hecho de tenerlo dormido encima de nuestro cuerpo les hace tan bien a ellos y a nosotras, incluso ayuda para poder seguir creando todas las hormonas de amor que producen leche”, manifestó María Auxiliadora Alemán, educadora de lactancia certificada y creadora de Porteando, una tradición en Guayaquil.

Mientras que la pediatra Magdalena Sánchez, manifestó que a partir de los 15 días de vida del bebé se recomienda a las madres que deben extraerse la leche, “a eso se lo llama banco de leche casera. El tiempo que tiene la madre de permiso de maternidad, alcanza para recolectar 300 vasos de leche materna”, indicó.

Dar de lactar ayuda a que la madre no vaya a presentar depresión post parto y tampoco sobrepeso. “Se sentirá más alegre, relajada y por consiguiente no va a presentar cáncer de ovario o seno”, manifestó José Ramos, encargado del servicio de neonatología del Hospital Francisco de Icaza Bustamante.

Además, consideró que es importante para la sociedad, incluso para la ecología, ya que la lactancia materna no necesita de estar en envases como las otras fórmulas, pues se encuentra en un envase natural, que “es el seno materno”, recalcó Ramos.

Según la OMS, cada año se salvarían 800 000 bebés de morir si se los amamantara en las primeras horas de vida. (VCV/La Nación)