Ciencia

Colores de frutas y verduras: nutrirse con los ojos

La comida entra por los ojos y sus nutrientes también. Los colores de las frutas y verduras hacen las veces de etiqueta nutricional dando algunas pinceladas sobre los beneficios que nos aportan.

 ESPAÑA. Sabemos que una alimentación saludable pasa por el consumo de cinco raciones diarias de frutas y verduras. Sus vivos colores son más que un elemento para captar nuestra atención, ya que cada uno de ellos es un indicador de algunos de sus beneficios.

 Antonio Escribano, médico especialista en endocrinología y nutrición y medicina deportiva, recopila en el libro “Aprende a comer y a controlar tu peso” (Ed. Espasa) las claves para tener una alimentación sana. Entre sus recomendaciones, incluye una guía en la que repasa lo que los vegetales pueden aportar en función de su color.

 El hombre come con la vista, “es el sentido que mejor nos sitúa en el entorno”, afirma el facultativo, quien recomienda consumir frutas y verduras crudas siempre y cuando sea posible para que conserven todas sus propiedades.

 El color blanco en un alimento es señal de alto contenido en fitoquímicos, sustancias que se encuentran en los vegetales cuyo consumo es beneficioso para salud, como la alicina; también son ricos en potasio.

 Un bulbo como la cebolla esconde es su interior un sinfín de propiedades. El especialista apunta que contiene quercetina, un antioxidante que “ayuda a prevenir el cáncer de colón”. Además, su ingesta contribuye a disminuir los niveles de colesterol, la presión arterial y previene la diabetes tipo II.

 El licopeno es el denominador común de las frutas y verduras coloradas. El experto señala que se trata de un potente antioxidante y anticancerígeno, sobre todo en problemas prostáticos. También contienen antocianinas, otro antioxidante que disminuye los niveles de colesterol y participa en la oxidación de las grasas.

 El verde es el  color por excelencia comúnmente asociado a los vegetales constituye un indicador del contenido de magnesio y ácido fólico, clave para disminuir el riesgo de malformaciones durante la gestación, sostiene Escribano.

 Entre las frutas de color verde están la aceituna, el aguacate o el kiwi; y entre las verduras, la lechuga, las alcachofas o el brócoli. (Efe/ La Nación)