Ciencia

Colon irritable: consejos para comer bien sin sufrir

Es básico hacer una dieta pobre en grasas y rica en proteínas.

ESPAÑA. El colon irritable o síndrome del intestino irritable es un cuadro crónico que se caracteriza por la existencia de dolor abdominal y/o cambios en el ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento), pudiendo acompañarse de una sensación de distensión abdominal, sin que se demuestra ninguna causa orgánica que lo justifique.

La alimentación es fundamental para el organismo y aún más para personas con algunas dolencias vinculadas al aparato digestivo. Para quienes sufren colon irritable comer se convierte en un auténtico ejercicio de prestidigitación. Los cuidados generales son básicos para sobrellevar esta dolencia. El doctor Ramón Angós, digestivo de la Clínica Universidad de Navarra, repasa algunas de las pautas que se deben seguir con la alimentación.

Lo básico es hacer una dieta pobre en grasas y rica en proteínas, además de comer despacio y masticar bien los alimentos. De igual modo, hay que evitar comidas copiosas; son preferibles comidas más frecuentes y menos abundantes.

Es fundamental el aporte de líquidos. Se debe aumentar la ingesta de agua (1,5-2 litros), sobre todo si predomina el estreñimiento. A la hora de la compra, se debe tener claro qué alimentos perjudican más. Son: especias, alcohol, sopas de sobre, cacao, derivados lácteos, quesos, yogurt café, té y chocolate, helados, mantequilla, bebidas gaseosas.
Alimentos flatulentos: col, coliflor, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros, guisantes o frutos secos.

En cambio, hay que aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra. Se puede utilizar suplementos de salvado de trigo, mezclado con líquidos o alimentos.

Hay prácticas que resultan muy convenientes como realizar 30 minutos diarios de ejercicio físico suave, como caminar o nadar. De igual modo, nos ayudará mantener un horario fijo de comidas y evacuar siempre a la misma hora y sin prisas, preferiblemente después del desayuno.

Si los dolores siguen presentes, se puede aliviar el dolor abdominal con calor local suave. Habrá que evitar en la medida de lo posible situaciones que le produzcan nerviosismo. Finalmente, las técnicas de relajación pueden ayudar a combatir el estrés. (Internet/ La Nación)