Economía

Colombia potencia el “bleisure” con apertura del GHL Collection Barranquilla

La atmósfera minimalista y llena de elegancia del nuevo hotel se fusiona con elementos de la cultura local en cada uno de los espacios evocando el entorno alegre y festivo de la ciudad.

BARRANQUILLA. Fusionar los negocios y el ocio en un hotel de lujo es el concepto que el hotel GHL Collection Barranquilla, inaugurado en esta ciudad del Caribe colombiano, pretende reforzar dentro del mercado hotelero.

El conocido “bleisure” (del inglés “business with leisure”, o negocios con ocio), una tendencia que está revolucionando el turismo mundial, ha sido la inspiración de uno de los proyectos más importantes del país por su inversión aproximada de 15 millones de dólares.

El gerente y líder del proyecto, Manuel Riveros Beeck, aseguró a Efe que los estudios de mercado muestran que como la ciudad está “enfocada en el turismo de negocios y ese tipo de viajero, los hoteles terminan siendo un poco aburridos”.

“Con esta nueva oferta no solo estamos dando esta opción para nuestro huésped sino que también estamos atrayendo a habitantes de la misma ciudad hacia una alternativa de ocio”, agregó.

La atmósfera minimalista y llena de elegancia del nuevo hotel se fusiona con elementos de la cultura local en cada uno de los espacios evocando el entorno alegre y festivo de la ciudad.

El hotel cuenta con 153 amplias habitaciones (99 de la clase King Collection), con espacios de entre 36 y 40 metros cuadrados, y presenta un innovador proyecto con 39 lujosos apartamentos para estancias más largas o suites para celebridades y personalidades.

Estos apartamentos de dos y tres habitaciones hacen parte de la franquicia City Studios y se convierten en un proyecto pionero en Colombia.

“Lo que se busca es poder satisfacer las necesidades de un viajero que busca una estancia más larga por lo que una habitación de un hotel les resulta pequeña”, explicó Riveros.

También dispone de áreas y servicios para la relajación y el deporte, como el gimnasio dotado con equipos de última tecnología, un “spa” y una piscina al aire libre en el piso 15 de la edificación con un panorama exclusivo de la ciudad así como de la vista panorámica de la desembocadura del río Magdalena al mar caribe.

Empeñados en el concepto “bleisure”, el último piso también cuenta con diferentes espacios para el disfrute del huésped.

En la mañana, en el Sky Forest se ofrece comida tipo buffet con una variedad de “productos demandados por el huésped”, como la tradicional arepa de huevo o la “carimañola” costeña, un pastelillo de yuca relleno de carne, pollo o queso.

En la tarde, el espacio es el Coco Beach, con una fusión de cocina internacional para almuerzo y cena.

Con esta nueva propuesta hotelera cargada de cultura caribeña, la cadena GHL busca potenciar a Barranquilla como un nuevo destino del “bleisure” con acentos colombianos y convertir a la ciudad en una alternativa a otros destinos de sol y playa del Caribe. (Efe/ La Nación)