Actualidad

Colegios serán vigilados por cámaras desde febrero

El año pasado se decomisó más de 9 toneladas de droga destinadas al consumo interno y 6 mil personas fueron detenidas.

GUAYAQUIL. A pesar de las campañas, programas, casas abiertas, charlas y talleres que se han realizado, en los últimos años, como estrategia para concientizar a los alumnos tanto de planteles privados y públicos para contrarrestar la presencia de las drogas en los colegiales, el ministro de Educación, Augusto Espinosa, reveló que se aplicará una nueva estrategia.

Para el inicio de clases, que empezará en mayo, mes en que empieza también la preocupación para muchos padres por la seguridad de sus hijos, ya que el año anterior en varios colegios se decomisaron dosis de estupefacientes en poder de alumnos. Hubo, además, denuncias de que estudiantes habrían drogado a compañeros y profesores, se instalarán cámaras en los exteriores de  735 a nivel nacional.

“Entrará en plena operación la comunidad educativa en línea que es para que se registre diariamente la asistencia de nuestros estudiantes y si es que alguien falta, inmediatamente se reportará a través de un mensaje SMS al representante. Si es que no hay una justificación, o si la falta es reiterada, inmediatamente el departamento de Consejería Estudiantil se activará para estudiar cada uno de los casos y resolver el problema que se presente”, detalló el ministro

Esta medida está contemplada dentro del Plan Integral de Prevención, Seguridad y Acompañamiento Estudiantil. Dependiendo el colegio, le colocarán desde el mes de febrero entre 2 y 4 cámaras (las mismas del servicio Ecu- 911).

Otra de las medidas que contempla el plan es la instalación de una dirección de consejería estudiantil. El objetivo es contratar a profesionales especializados, puesto que se pretende que haya un consejo por cada 300 estudiantes.

También se implementarán actividades extracurriculares, precisó el funcionario, ya que los expendedores buscan diferente manera para suministrar los estupefacientes  a los jóvenes.

Por eso, el jefe de Antinarcóticos de la Zona 8, Omar Paredes, advirtió de que la nueva modalidad es entregarla a domicilio a través de una llamada telefónica, las dosis llegan a casi cualquier parte.

El principal obstáculo para judicializar a quienes trasladan la droga, es que llevan mínimas cantidades, por lo que a los detenidos ni siquiera se les realiza una audiencia de formulación de cargos.

Según las autoridades, para transportar las dosis los narcotraficantes utilizan a menores de edad, adultos mayores y mujeres embarazadas, pues intentan evadir los controles. (DO/La Nación)