Opinión

COLEGIO “JUAN MONTALVO” ESTIRPE DEL MAESTRO ECUATORIANO

Por: Raúl Hidalgo Zambrano/ Guayaquil

El sábado 23 de abril de 2022, la promoción del año 1972, realizaremos una sesión solemne por cumplir 50 años de habernos graduado en el colegio Normal Experimental Juan Montalvo, de Quito, formador de maestros para las escuelas del campo y ciudad, con el fin de contribuir a la eliminación del analfabetismo y libertad del pensamiento desde el laicismo. Conscientes que la educación es un pilar fundamental para el bienestar de la sociedad.

El 13 de abril, anualmente se conmemora el día del maestro ecuatoriano. El expresidente de la República, Alfredo Baquerizo Moreno, en 1920, decretó esta fecha en homenaje al natalicio de Juan Montalvo Fiallos (Ambato, 13 de abril de 1932), reconocido como un excelente librepensador, ensayista, novelista, literato, y combativo contra la injusticia.

El expresidente, general Eloy Alfaro, en 1901, fundó el colegio que lleva el nombre de Juan Montalvo, para la formación de profesores laicos; constituyó un hito histórico porque eliminó el monopolio de la iglesia católica sobre la educación. También creó otros institutos de educación laica, como el colegio Normal Manuela Cañizares. Responsabilizó a los maestros laicos formados en estos colegios para validar anualmente los conocimientos de los estudiantes de los colegios católicos.

Desde que la sociedad existe el humano ha aprehendido y enseñado a sus descendientes a cazar, cultivar, elaborar prendas y utensilios, que le permitió la supervivencia y adaptación a la geografía y clima que le rodea. Lo permanente es la constante evolución de la enseñanza-aprendizaje, que transforman los oficios, arte y ciencia; hoy representada por ciudadanos de gran valor, llamados maestros o profesores titulados, para los niveles de: escuela primaria, colegio secundario, universidad de tercer nivel, posgrados-maestría de cuarto nivel, doctorados o PhD. de quinto nivel, y otros niveles científicos.

Según datos del ministerio de Educación existen 215.255 maestros fiscales, fiscomisionales, municipales y particulares, pero se debe considerar a los millones de maestros que se manejan con gran desenvoltura en las artes como compositores de música, pintores…, así como en la fe, militares, o centenas de oficios dentro de la industria, construcción, producción agrícola, etcétera. Todo el conjunto fortalece nuestro Estado.

Reconocemos al maestro ecuatoriano por su constate preparación, entrega y vocación, que forman la verdadera conciencia nacional moral, ética, de principios y valores fundamentales para la supervivencia de nuestra sociedad.

Felicidades para todas las generaciones que se han graduado en este noble colegio; gratitud a todos nuestros maestros por su noble servicio de enseñar, merecen nuestro respeto eterno; gracias a las autoridades actuales por permitirnos recordar los años juveniles, cuando atravesamos las aulas del edificio que es un histórico monumento patrimonial de la nación; y siempre adelante para complementar con autoeducación el librepensamiento.

“Tanto más libre un pueblo cuanto más ilustrado”, Juan Montalvo.