Opinión

COLEGIO DE INGENIEROS AGRÓNOMOS DEL GUAYAS

Ing. Agr. Brenda Mendoza Pimentel/Guayaquil

MSc Manejo de Recursos Naturales Renovables

FORO AGROPECUARIO ECUATORIANO

e-mail: branmepi@gmail.com

 

Antaño cuando nos graduábamos de ingenieros agrónomos una de las ilusiones que albergábamos recién graduados, era afiliarnos al gremio del Colegio de Ingenieros Agrónomos del Guayas (CIAG); estábamos prestos a pagar las cuotas requeridas, haya o no trabajo, pero poco a poco este ente se fue volviendo un espacio de arreglos entre directivos que se dedicaron a hacer negocios a espaldas de los agremiados, donde se beneficiaban unos cuatro sinvergüenzas, tal así es que de repente nos encontramos con que habían vendido la sede ubicada en la Av. De las Américas, luego fue vox populi que los terrenos ubicados en la Comuna Casas Viejas también se los habían feriado a precio de gallina apestada.

Posteriormente se une un grupo de profesionales con el afán de dar un giro a esa entidad y desarrolla acciones en los juzgados a fin de impedir los descalabros de estos “personajes” consecutivamente se logra que se convoque a elecciones donde se llegó a conformar un Tribunal de honor con individuos respetables de este gremio, pero esta gente desconociendo los resultados de unas elecciones legitimas, entre gallos y medianoche posesionaron una directiva amañada por otros listillos en contubernio con la directiva saliente de modo que seguían “apoderándose” del CIAG.

Nuevamente los ingenieros agrónomos de bien, estábamos marginados y esas personas de proceder equivocado seguían haciendo su agosto y aumentando las deudas de impuestos prediales y demás gastos que conlleva estar apostados usufructuándose de algo que no les corresponde.

Actualmente se avecinan nuevas elecciones y cuando se pensaba que habría una sola lista que en unión de los diferentes cantones guayasenses iba a hacer frente a los usurpadores que fungen de directivos, se presentan los afanes y necedades propias del ser humano, pero que lastimosamente han llevado a divisionismos que no ayudan, no podemos darle tregua al enemigo que está esperando cualquier descuido para seguir llevando a cabo sus malas acciones; es urgente que nos unamos sirios y troyanos sin pensar en intereses personales, y derrotemos a los extraviados del camino. Los invito a unirnos para lograr la meta establecida, tal es rescatar el CIAG de manos perversas y de una vez y por todas entrar por la puerta grande a tomar posesión de nuestro Colegio. Vamos juntos que sí se puede.