Economía

Código Ingenios será una realidad en septiembre

Además, resaltó los importantes aportes, sugerencias y observaciones por parte de los actores sociales, gestores culturales, artistas, pintores, músicos, empresarios agrícolas,  productores de software, grupos de jóvenes, catedráticos, emprendedores, entre otros.

Quito (Pichincha).- Tras varios meses de trabajo, el Código de Economía Social de los Conocimientos, Creatividad e Innovación (Código Ingenios) entraría en vigencia en septiembre de este año, así lo prevé el presidente de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Raúl Abad.

El informe para segundo debate del Código Ingenios está para conocimiento y resolución del Pleno, dijo Abad, quien destaca que para la construcción de dicho cuerpo legal se ha contado con la participación activa de las comunidades, nacionalidades y pueblos indígenas, afroecuatorianos y montubios en las audiencias públicas provinciales, que se cumplieron en las 23 jurisdicciones del país, dentro de la consulta prelegislativa.

Según un comunicado de prensa de la Asamblea Nacional, en estos encuentros ciudadanos se alcanzó un consenso del 98% sobre los temas sustantivos puestos a consideración de las organizaciones y personas sujetos de derechos colectivos, así como respecto al contenido del proyecto en general; los mínimos disensos son de forma y no de fondo, mismos que se pueden superar en el respectivo debate, enfatizó Abad.

Además, resaltó los importantes aportes, sugerencias y observaciones por parte de los actores sociales, gestores culturales, artistas, pintores, músicos, empresarios agrícolas,  productores de software, grupos de jóvenes, catedráticos, emprendedores, entre otros.

En ese contexto, precisó que la mayoría de reformas legales presentadas por René Ramírez, principal del Consejo de Educación Superior (CES), han sido incorporadas en Ingenios, especialmente la norma que permitiría eliminar el lucro en las universidades particulares, ya que ese punto constituye un clamor de padres de familia, alumnos y la población.

La normativa es un paso grande para dejar de ser un país primario e importador de conocimiento y pasar a convertirnos en una nación exportadora de conocimientos, dando, así, un valor agregado a lo nuestro. Es una oportunidad vital para nuestros jóvenes, los científicos, investigadores y la gente de impulsar proyectos de interés nacional, regional y mundial, agregó. /Asamblea Nacional  –  El Ciudadano