Internacional

CNE de Venezuela rechaza insolente respuesta de la UE

El Poder Electoral revocó la invitación a la Unión Europea para participar en el programa de veeduría de las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela rechazó este  miércoles  29 de mayo de 2024, la actitud agresiva e intervencionista de la Unión Europea (UE) en asuntos que, como las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio, son de competencia exclusiva de la nación suramericana y su pueblo.

En una declaración del Poder Electoral, uno de los cinco reconocidos por la Constitución venezolana, su rector, Elvis Amoroso, repudió «el insolente comunicado de la Unión Europea» sobre el programa de veeduría electoral, pronunciamiento al que calificó como «un nuevo acto injerencista que pretende interferir en las decisiones del Consejo Nacional Electoral venezolano».

Manifestó que «ningún organismo extranjero tiene competencias para decidir sobre el programa de veeduría electoral». Recordó que revocó la invitación a la UE a participar en ese proceso debido a su actitud hostil y le exigió levantar sus medidas restrictivas unilaterales si desea participar en los procesos electorales de la patria de Bolívar y Chávez.

 

 

Acusó a la UE de continuar comportándose como un actor parcializado y agresivo, perturbador de los procesos electorales, mientras mantiene «la ilegal e ilegítima aplicación de medidas coercitivas, unilaterales y genocidas, con el único objetivo de ocasionar daños en la población venezolana».

Ratificó que mientras la UE «no levante la totalidad de las sanciones coercitivas, unilaterales y genocidas impuestas contra el pueblo de Venezuela, que afectan a sus niños, mujeres, ancianos, enfermos, estudiantes y empresarios, no será grata su presencia en ningún proceso electoral» en ese país, «que decidió ser libre para siempre por la voluntad absoluta del pueblo».

Cese «su hostilidad, las prácticas neocoloniales, el asedio e intervencionismo que ejercen en los asuntos internos de Venezuela», demandó el CNE.

Asimismo, recalcó que la elección del 28 de julio «contará con un amplio programa de veeduría y acompañamiento de decenas de organizaciones internacionales de prestigio, así como más de 250 personalidades, para mostrar con orgullo al mundo nuestro Sistema Electoral, robusto, que se ha convertido en una de las garantías principales de la democracia venezolana y ejemplo para el mundo».

La víspera, a través de un comunicado, la UE expresó desacuerdo con la decisión soberana del CNE de revocar su invitación a participar en la veeduría de los comicios. La consideró «unilateral» y atrevió que el pueblo venezolano debería poder elegir a su presidente en lo que llamó «elecciones creíbles, transparentes y competitivas, respaldadas por la observación internacional», con lo cual el bloque se sumó claramente al agresivo discurso de la derecha global para descalificar el proceso electoral venezolano y generar un clima violento en el país.

Al anunciar que revocó la invitación a la UE para la veeduría, el CNE explicó que el bloque no solo mantiene una batería de sanciones que causan un daño considerable a las familias venezolanas, sino que las ratificó el 13 de mayo pasado.

El Poder Electoral consideró que sería inmoral permitir la participación de la UE en los comicios conociendo sus prácticas neocoloniales y su intervencionismo contra Venezuela. Además, le exigió el levantamiento de las medidas restrictivas unilaterales.

Por:  teleSUR