Opinión

CLEPTOMANÍA JURÍDICA

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com

Los cleptómanos tienen un trastorno incontrolable en el control de los impulsos que les provoca una necesidad irresistible de robar, pero no sólo de dinero sino cualquier cosa u objeto, hasta llevarse los juicios, está enfermedad no tiene cura y puede durar hasta toda una vida, así sean funcionarios públicos reciclados.

Este caso tiene relación con lo que se considera un crimen de Estado contra el General Jorge Gabela, ex Comandante General de la Fuerza Aérea Ecuatoriana quién denunció la estafa al país en la compra de los helicópteros procedentes de la India de la marca Dhruv, el General fue asesinado en su casa por unos supuestos ladrones que no se robaron nada, lo único que se robaron es la vida de un ciudadano honesto que se opuso a un robo al Estado.

Su viuda Sra. Patricia Ochoa a pesar de múltiples amenazas y juicios en su contra, solicitó a la Defensoría del Pueblo en su justo derecho el inicio de un expediente de Derecho a la Verdad el mismo que descansaba en el sueño eterno en el Palacio de Carondelet, los cleptómanos jurídicos del Palacio se encargaron de desaparecer el juicio.

Quién ordenó la desaparición del expediente es fácil deducirlo, pero hay una persona reciclada que podría saber mucho al respecto.

La mayoría de los que ocuparon altos cargos con muy pocas excepciones durante la Presidencia de (a) Mashi fueron cleptómanos profesionales que se robaron hasta las ganas de ir al baño.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.