Tecnociencia

Claves para elegir las lentes de contacto

Las lentes de contacto nunca fueron tan versátiles. Pero es conveniente conocer las características de cada una y una serie de reglas básicas para evitar infecciones oculares. En ese sentido, profesionales de Mayo Clinic, en Estados Unidos, elaboraron una guía para tener en cuenta.

Las lentes de contacto blandas son las que se recetan con más frecuencia y sirven para corregir varios problemas de la vista, entre ellos:

– Miopía

– Hipermetropía

– Visión borrosa (astigmatismo)

– Pérdida de la visión de cerca por la edad (presbicia)

Las lentes de contacto blandas son cómodas y más fáciles de adaptar que las lentes rígidas permeables al gas. Las lentes de contacto blandas vienen en varios tipos, tales como:

* Lentes de uso diario. Las lentes de uso diario se retiran y desechan todas las noches. Existen otras opciones, como las lentes que se desechan cada dos semanas, las que se desechan mensualmente y, para determinadas graduaciones, las que se desechan trimestralmente. Por lo general, hay que quitarse estas lentes todas las noches para limpiarlas y desinfectarlas.

* Lentes de uso nocturno (extendido). Algunas lentes de contacto blandas pueden usarse hasta 30 días seguidos e incluso al dormir. Sin embargo, usar las lentes de contacto de esta manera puede causar complicaciones, como la acumulación de residuos debajo de la lente, problemas corneales o infecciones oculares graves.

* Lentes de contacto rígidas permeables al gas. Las lentes rígidas permeables al gas permiten ver clara y nítidamente a las personas con la mayoría de problemas de la visión. Estas lentes de contacto pueden ser útiles cuando ya se probó con lentes de contacto blandas, pero los resultados no fueron satisfactorios o hay «ojos secos».

Las lentes de contacto rígidas permeables al gas son más duraderas que las lentes de contacto blandas y son más respirables, ya que permiten que ingrese mayor oxígeno a la córnea. Estas lentes de contacto deben quitarse por la noche para limpieza y desinfección, aunque hay algunos que se pueden usar durante una semana o incluso 30 días seguidos.

Adaptarse a las lentes de contacto rígidas permeables al gas puede llevar unos días o hasta unas semanas, pero si la graduación no cambia y se cuidan adecuadamente, se puede usar el mismo par durante dos o tres años.

* Lentes de contacto especiales. Según tus necesidades de visión, podrías considerar lentes de contacto especiales, como los siguientes:

– Lentes de contacto híbridas. Los lentes de contacto híbridas tienen un centro rígido permeable al gas rodeado por un anillo exterior blando. Pueden corregir la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la pérdida de la visión de cerca por la edad, así como también la curvatura irregular de la córnea (queratocono). De igual manera, pueden ser más cómodos de usar que las lentes permeables al gas tradicionales.

– Lentes de contacto multifocales. Estas lentes se fabrican con varios materiales y pueden corregir la miopía, la hipermetropía y la presbicia al mismo tiempo.

– Lentes de contacto con matices de colores. Las lentes de contacto pueden tener matices de colores para fines cosméticos o terapéuticos. Los matices de colores pueden mejorar la percepción del color y compensar el daltonismo, por ejemplo.

– Lentes de contacto para apoyo escleral. Estas lentes rígidas, permeables al gas son más grandes que la mayoría y se extienden hasta la capa externa blanca del globo ocular (esclerótica). Pueden ayudar a corregir la visión cuando la córnea es irregular o distorsionada.

– Ortoqueratología. Estas lentes rígidas permeables y especiales se usan mientras se duerme para modificar temporalmente la curvatura de la córnea y, de esa manera, aclarar la visión cuando se está despierto.

– Recubrimientos de lentes de contacto. Este tratamiento hace que la superficie de la lente sea resbaladiza y más resistente a las bacterias que se adhieren a ella. El recubrimiento puede aplicarse a las lentes de contacto blandos y rígidas permeables al gas.

Antes de adquirir cualquier lente de contacto, es necesario consultar al oftalmólogo para que realice un examen completo de la vista y ayude con la adaptación. Es posible que se necesite un examen de seguimiento después de una semana, un mes, seis meses y luego una vez cada uno o dos años.

Fuente: www.laprensa.com.ar