Opinión

Ciudad boliviana apuesta por convertirse en potencia científica

La Paz,  (Prensa Latina) La ciudad boliviana de El Alto, aledaña a La Paz, celebra hoy el aniversario 34 de su creación, con el reto de convertirse en una potencia científica y tecnológica.
Recientemente, la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, se refirió al crecimiento económico y demográfico alcanzado en esa ciudad, considerada la más joven de Bolivia.

Según explicó a la prensa, se invirtieron 400 millones de dólares para la ejecución del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología Nuclear, un proyecto novedoso, con fines pacíficos, que apuesta por garantizar el bienestar del pueblo y el desarrollo científico en el país.

El centro tendrá su sede en el Distrito 8 de El Alto, y contribuirá además a la formación y capacitación de recursos humanos en esa área. En 2016, los gobiernos ruso y boliviano firmaron un acuerdo intergubernamental de cooperación en el ámbito nuclear para el desarrollo de ese centro, y en 2017 firmaron el contrato correspondiente.

La entrega de las primeras instalaciones está prevista para finales de este año, y más adelante entrarán en funcionamiento.

También en El Alto estará ubicado uno de los Institutos de Medicina Nuclear y Tratamiento del Cáncer, mientras los otros radicarán en La Paz y Santa Cruz.

Estos institutos estarán equipados con tecnología de punta y en sus instalaciones se realizarán, de manera integral, el diagnóstico y tratamiento del cáncer, afecciones neurológicas y cardíacas.

Además, se contará con servicios de Medicina Nuclear, Oncología Clínica y Radioterapia Oncológica.

La Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) impulsa varios proyectos de investigación en tecnología de avanzada para beneficiar a los sectores de salud, industria y ciencia.

En ese sentido, la directora ejecutiva de la ABEN, Hortensia Jiménez, explicó que en la actualidad trabajan para contar con alta tecnología de precisión, y así lograr, por ejemplo, una articulación integral del diagnóstico y tratamiento del cáncer.

Con esa finalidad, diferentes profesionales bolivianos realizan postgrados para su especialización en ciencia nuclear, tanto en el país como en Rusia y Argentina.

Por ejemplo, en octubre de 2018, seis jóvenes bolivianos viajaron a la nación euroasiática para especializarse en tecnología nuclear pacífica y garantizar la revolución científica en este país.

Los cinco ingenieros químicos y un físico realizarán dos años de maestría y un tercero de especialización en una rama específica, que puede ser física y tecnología nuclear o ingeniería nuclear y física térmica.

Asimismo, en febrero de este año, 11 becarios de la ABEN partieron a Argentina con el objetivo de capacitarse en estos temas y alcanzar el máximo nivel académico.

‘Nos ha recomendado que nosotros obviamente tengamos el máximo nivel académico, ya que estamos yendo en representación del país, y que al regresar podamos arrancar estos centros de la mejor manera y con la mejor atención para el pueblo boliviano’, informó a la prensa el médico radioterapeuta Klaus Orgaz, tras la despedida en la sede del Ejecutivo.

A su retorno a la patria, los becarios garantizarán la operatividad del centro de investigación y de los tres institutos.

La ABEN, en el marco de la Agenda Patriótica 2025 y del Programa Nuclear Boliviano, tiene como objetivo potenciar los avances en la investigación científica y tecnológica, además de suministrar bienes y servicios de tecnología nuclear.

De acuerdo con la Agenda ‘Bolivia tiene que desarrollar innovación, conocimiento y tecnología en las áreas estratégicas, en las áreas productivas y en las áreas de servicios, complementando nuestros saberes tradicionales, nuestra riqueza en técnicas y tecnologías locales y nuestra creatividad social y profesional con la ciencia moderna’.

Datos de la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas de este país señalan que entre los años 2000 y 2005, la inversión destinada a esta área apenas llegaba a los 20 millones de bolivianos (casi tres millones de dólares).

Sin embargo, de 2006 a 2011, esa cifra incrementó a 715 millones de bolivianos (unos 100 millones de dólares), como resultado de las políticas implementadas por el presidente Evo Morales.

En los años 2012 hasta 2017 la inversión en ciencia y tecnología llegó a los mil 953 millones de bolivianos (más de 280 millones de dólares), mientras en el periodo 2018 – 2023 se planificó invertir 12 mil 122 millones de bolivianos (lo que representa unos mil 750 millones de dólares).

Por Rosmerys Bernal Piña/Prensa Latina.