Ciencia

Cirugía refractiva de miopía mediante láser

La miopía es el defecto refractivo que impide ver bien los objetos lejanos, y con dificultad los cercanos como consecuencia de enfocar las imágenes por delante de la retina.

ESTADOS UNIDOS. Es un problema tan frecuente hasta el punto de afectar al 30% de la población occidental, porcentaje considerablemente superior en los países asiáticos.
Para determinar el grosor y forma de la córnea se debe realizar una exploración ocular. El 98%-99% de los pacientes que tienen hasta 8 dioptrías, se pueden operar sin problemas mediante cirugía refractiva láser. A partir de esa graduación, se puede operar con una lente intraocular fáquica, muy segura y con grandes resultados.

Lasik (láser in situ queratomileusis) es la técnica más extendida en la actualidad de la cirugía refractiva. En primer lugar, la cirugía se realiza siempre bajo anestesia tópica, es decir, con anestesia de superficie mediante la aplicación de un Colirio de Anestésico. De esta manera, se eliminan las molestias que se pudieran ocasionar durante la cirugía, a la vez que permite una colaboración plena durante el acto quirúrgico necesaria para el centrado correcto en la aplicación del Láser.

Luego, al paciente se tumba en la camilla del láser donde se le coloca un separador especial que hace que los ojos permanezcan abiertos durante todo el procedimiento.
A continuación se levanta una fina capa de la córnea (flap) semejante a una lentilla, mediante el láser de Femtosegundo (Intralase), proceso que dura unos 15 segundos. En la mayoría de centros, el levantamiento del ‘flap’ corneal se sigue realizando mediante un microqueratomo de alta precisión o cuchilla.

En Oftalvist hemos sustituido la utilización de estos microqueratomos mecánicos por un láser de Femtosegundo (Intralase) que nos aporta una mayor precisión y seguridad a la hora de realizar el ‘flap’ y por tanto, una cirugía 100% láser.
Posteriormente, el láser Excimer actúa sobre las capas profundas de la córnea modificando su curvatura y corrigiendo de este modo el defecto refractivo preexistente. Por último, el flap corneal se recoloca y se fija por sí solo, sin necesidad de puntos.

La agudeza visual es cercana al 100% al día siguiente en la mayoría de casos, y el paciente puede reincorporarse al trabajo en 48-72 horas. El efecto del láser en principio es para siempre, aunque a algunos pacientes les puede subir la miopía con el paso del tiempo. Cabe destacar que usar gafas, lentillas, no usar nada o estar operado con láser, no influye en que no aumente el número de dioptrías. (Internet / La Nación)