Opinión

CINCO MINUTOS DE LUZ

Lucy A. García Ch./ Portoviejo

 

Qué fácil es enamorarse

 

 

Hace algunos meses me encontré a una ex compañera de colegio en una sala de espera de un consultorio médico. Cuando nos miramos nos pusimos felices de encontrarnos a los años, y después de reír un rato con nuestras anécdotas de ese tiempo de estudiante, abordamos el tema de nuestros matrimonios y divorcios.

Hablamos de nuestra experiencia con mucha calma a pesar de que para ninguna de las dos había sido fácil continuar la vida sola, ella con tres niños de 3, 5 y 7 años, y yo con dos de 4 y 5 años respectivamente. Después de analizar las causas que nos llevaron al «desastre» caímos en cuenta que a ambas nos costaba elegir una nueva pareja. Concluimos lo fácil que es enamorarse de alguien que casi no conocemos, y es que en realidad es en la vida cotidiana juntos donde realmente se conoce a esa persona que sin pensarlo tanto hemos elegido como esposo y compañero de vida. Nos despedimos con el compromiso de volvernos a reunir y ya en mi casa y a solas medité sobre porqué a pesar de ser muy enamoradiza, en esta etapa era tan difícil abrirle mi corazón a uno de esos prospectos que con buenas intenciones se han acercado a mi vida. Recordé haber leído una anécdota un tanto cómica pero que empataba con mi realidad. Se las comparto a continuación. » Dani, un amigo desde la secundaria, se me acercó un día en el supermercado y me dijo que quería hablar conmigo. Me contó que muchos años antes había visitado Israel y vio a un hombre afuera de Jericó ofreciendo paseos en camello. Él se acercó y le preguntó: “¿Cuánto cobras por subir al camello?” El hombre le respondió amablemente: “Es gratis”. El precio era adecuado, así que Dani respiró profundo y valientemente procedió a participar de la cultura local. Montó el camello y este se puso de pie. Guiado por su dueño, el camello comenzó a caminar, mientras Dani se agarraba con fuerza con una mezcla de alegría y miedo. Eventualmente decidió que ya era suficiente y que era momento de bajar, así que le avisó al dueño del camello que se detuviera. Este le dijo: “Subir es gratis, pero bajar cuesta 20 shekels”.

Este breve relato nos muestra que así mismo es el enamoramiento y el matrimonio, al inicio todo es fácil, pues la ilusión y lo que ello conlleva se convierte en una experiencia desafiante llena de placer y miedos, hasta que un día menos pensado llega la decisión de divorciarse lo que resulta muy costoso económica y emocionalmente. Pero cómo evitar un divorcio cuando después de haber probado mecanismos para evitarlo, se convierte en la elección más sabia, porque permite que cada uno siga adelante para tener un mejor futuro. Pues el matrimonio no es un contrato de arriendo de un inmueble, etc. El matrimonio se trata de amor, unidad, comprensión, complicidad, trabajo conjunto. Qué es lo que nos perdemos de hacer para que nuestro matrimonio perdure?

COMUNICACIÓN Cada uno tiene la oportunidad de contar su historia. Ya sea que tengan problemas de comunicación o problemas en la relación, este proceso puede abrir el camino para un dialogo sano y una relación afectuosa.

CAMBIO. Un ejercicio útil es invitar a la pareja a que cada uno comparta tres cosas que les gustaría que la pareja ajuste o mejore. Además, cada uno debe ofrecer dos cosas que a ellos mismos les gustaría hacer para mejorar el matrimonio. Las cinco cosas que cada persona identifica pueden ser un trampolín para conversar respecto a qué es importante para cada uno.

EL LENGUAJE DEL AMOR A veces, las parejas quieren estar unidas pero se sienten terriblemente desconectadas. En este paso, es importante explorar qué llena tu tanque de amor y qué lo agota. Ambos tendrán una oportunidad de entender su relación y los idiomas de comunicación de amor.

EL ARTE DE AMAR LAS CONVERSACIONES Cuando las parejas enfrentan situaciones difíciles, a menudo caen en dosis de desprecio y defensa. Yo describo esto como “la corte”, en la cual cada uno intentap robar su valor y el mérito de su posición. Uno de los principios que intento destacar es que debemos aceptar que cada persona es valiosa y aceptar la posición y la opinión de cada uno como valiosa. La meta de una conversación cariñosa no es probar nuestro punto sino más bien compartir como un medio para llegar a un entendimiento y a construir una relación. EL CAMINO HACIA ADELANTE

Las conversaciones son claves para resolver problemas y construir un hogar con amor.

Este hermoso proceso de conocimiento de la otra persona, y con la misma ilusión y curiosidad de los primeros tiempos es lo que a mi criterio nos hace perder la conexión con nuestra pareja. Porque ese continuo compartir y complicidad es lo que nos permite desarrollar la habilidad de hablar las cosas, es la llave de la felicidad y la serenidad.

Es reconocer al final del día que por salud mental de la familia y el hogar en conjunto vale la pena abrazar con humildad en que estamos fallando y desde ahí tomar las herramientas que nos conducirá al puerto más seguro. Nuestra pareja a quien elegimos con tanta facilidad porque así es el amor en nuestra juventud. Conversar, reír, amar.

Es todo un arte “acercarse” en vez de “alejarse” cuando tienes una preocupación respecto a la relación.

Fuente. Aishlatino.com