Deportes

Cilic, de un dopaje a campeón del US Open

 A los 25 años, Marin Cilic se convirtió en el  primer croata en alcanzar la gloria de Flushing Meadows y logró igualar a su actual entrenador, Goran Ivanisevic, el único de sus compatriotas que había conquistado un Grand Slam cuando se coronó en Wimbledon 2001.

 NUEVA YORK. De una suspensión por dopaje a campeón de Grand Slam. Así se sintetizan los últimos 12 meses de Marin Cilic, el flamante campeón del Abierto de Estados Unidos tras salir victorioso de unas de las definiciones de Grand Slam más inesperadas de los últimos tiempos.

El croata de 25 años se proclamó el lunes por primera vez campeón de un Grand Slam al abrumar 6-3, 6-3, 6-3 a Kei Nishikori en un desigual duelo por el título. “Parece completamente inconcebible que me digan ‘campeón de Grand Slam”, dijo Cilic.

Emulando a su compatriota Goran Ivanisevic, campeón de Wimbledon en 2001, Cilic se convirtió en el segundo croata en ganar una de las cuatro grandes citas del tenis.

Ivanisevic es ahora el entrenador de Cilic, responsable de que el gigante 1,98 metros dispare su violento saque con acierto y convicción.

“Esto se debe a todo el trabajo duro desde los últimos años, en especial este último”, dijo Cilic al recibir el trofeo de campeón y un cheque por $3 millones. “Mi equipo me aportó algo especial, especialmente Goran. Lo más importante que me dio fue la instrucción de que disfrutara el tenis. Y creo que he jugado el mejor tenis de mi vida aquí”.

El hecho que Cilic celebró su momento cumbre en un lunes, el mismo día de la semana que Ivanisevic —con un wild card y tras un cambio de fecha de la final por lluvia— se consagró en Wimbledon al vencer a Patrick Rafter. “Los croatas no pueden perder una final de Grand Slam en los lunes”, bromeó Cilic.

Cilic debió ver el US Open de 2013 por televisión desde su casa en Croacia a causa de la suspensión que recibió tras dar positivo por un estimulante en un torneo en Alemania en mayo de ese año.

La Federación Internacional de Tenis pidió un castigo de dos años, pero Cilic logró que la sanción quedara en cuatro meses tras apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo. Su explicación fue que consumió la sustancia sin querer, al no leer que era ingrediente de una tableta de glucosa que compró en una farmacia.

“Esta es la segunda oportunidad que recibió”, indicó Ivanisevic, refiriéndose a la sanción de cuatro meses en 2013.

Sobre el castigo, Cilic no se cansa de tacharlo de severo y que el proceso fue injusto. Pero que todo tiene un lado beneficioso. “Las cosas positivas me sirvieron para ser más fuerte”, sostuvo Cilic.

Y el resultado de ese trabajo, del Cilic transformado, se pudo ver en la final: el decimocuarto preclasificado despachó 17 aces para asfixiar a Nishikori, quien intentaba convertirse en el primer hombre asiático en salir campeón de un Grand Slam.

Desde el Abierto de Francia de 2005 no ocurría que el partido por el título tuviera como contendientes a dos tenistas que jamás habían disputado una final en un Grand Slam. (La Nación/AP)