Internacional

Cifra de muertos por terremoto en Nepal podría superar los 10.000

Naciones Unidas indicó que 8 millones de personas se vieron afectadas por el sismo y que 1,4 millones necesitaban alimentos.

KATMANDÚ. La cantidad de muertos por el devastador terremoto que azotó a Nepal podría alcanzar los 10.000, dijo el primer ministro, mientras cientos de ciudadanos molestos y frustrados por la lenta respuesta del Gobierno excavaban entre los escombros buscando restos de sus seres queridos.

“El Gobierno está haciendo todo lo posible para el rescate y la asistencia en esta emergencia”, dijo a Reuters el primer ministro, Sushil Koirala. “Es un reto y una hora muy difícil para Nepal”, agregó.

La ayuda internacional finalmente ha comenzado a llegar a la nación de los Himalayas de 28 millones de habitantes, tres días después del terremoto de magnitud 7,9, pero la distribución es lenta.

Según el Ministerio del Interior, la cifra confirmada de muertos se ubica en 4.349 y hay más de 7.000 heridos.

“La cifra de muertos podría aumentar a 10.000 ya que aún debe llegar información de localidades remotas afectadas por el terremoto”, dijo Koirala en una entrevista.

Se informó que unas 250 personas se encontraban desaparecidas luego de que una nueva avalancha impactó una localidad del distrito de Rasuwa, una popular zona de montañismo situada al norte de la capital Katmandú, según el gobernador distrital Uddhav Bhattarai.

Turistas extranjeros podrían estar entre los desaparecidos por la avalancha que golpeó el martes a la aldea de Ghodatabela. “Esta área se encuentra en un parque natural que es popular entre los turistas. Estamos tratando de rescatarlos, pero el mal clima y la lluvia están obstaculizando los esfuerzos”, dijo Bhattarai a Reuters.

Naciones Unidas indicó que 8 millones de personas se vieron afectadas por el sismo y que 1,4 millones necesitaban alimentos.

El terremoto más mortífero que ha azotado a Nepal en 81 años también provocó una enorme avalancha en el monte Everest en la que murieron al menos 17 escaladores y guías, entre ellos cuatro extranjeros, el peor desastre en la cumbre más alta del mundo. (Reuters/ La Nación)