Tecnociencia

Científicos crean pastillas para trasplantar popó

Investigadores norteamericanos desarrollaron cápsulas rellenas de material fecal que pueden utilizarse para tratar infecciones bacterianas o enfermedades crónicas del intestino como el síndrome de colon irritable.

EEUU. Investigadores norteamericanos desarrollaron cápsulas rellenas de material fecal que pueden utilizarse para tratar infecciones bacterianas o enfermedades crónicas del intestino.

Hasta la fecha, para poder depositar la materia fecal sana en el intestino del paciente los únicos métodos disponibles eran la colonoscopia, el enema o la sonda nasogástrica (un tubo de plástico que entra por la nariz y llega hasta el intestino delgado). Todos esos procedimientos son invasivos y dolorosos, además de implicar un riesgo alto en los pacientes.

Pero ahora, estas intervenciones molestas pueden cambiar gracias a unas cápsulas desarrolladas por una organización sin ánimo de lucro llamada Open Biome, con sede en Massachusetts (EE UU). Ellos fueron los primeros responsables de crear un banco de heces en 2012 que suministrara materia fecal para el trasplante a los hospitales que lo requieran. Para obtener la materia prima, los donantes debían atravesar por rigurosos controles sanitarios con el objetivo de reducir el riesgo de trasmisión de enfermedades infecciosas.

Las heces contienen un complejo cóctel de microorganismos llamado microbioma. Se ha comprobado que en el 94% de los casos de Clostridium difficiletratados, una bacteria intestinal responsable de numerosos cuadros de diarrea en el mundo, el microbioma procedente de las heces de un donante sano es capaz de recolonizar el intestino de la persona enferma, restablecer el equilibrio del ecosistema intestinal y eliminar la infección.

De acuerdo con los científicos encargados del estudio, esta nueva forma de trasplantes va a resultar útil para la realización de ensayos clínicos a largo plazo. Según ellos, el trasplante de materia fecal puede ser una terapia efectiva para tratar ciertas enfermedades intestinales crónicas como el síndrome del colon irritable o la enfermedad de Crohn, en la cual el sistema inmunitario del individuo ataca su propio intestino produciendo inflamación. (Internet/La Nación)