Tecnociencia

Ciberseguridad a prueba: ¿Sobreviviría Windows XP si funcionase en 2024?

Con la idea de simplemente probar y ver qué ocurre, un investigador ha querido hacer funcionar Windows XP en un ordenador, desactivando el Firewall y el Windows Defender, para ver cuánto tiempo tardaba en infectarse.

La nostalgia por la tecnología del pasado a veces se pega a algunos usuarios muy fuerte. Muchos recuerdan con cariño, por ejemplo, los sistemas operativos que solían usar en la adolescencia, y a veces se preguntan qué tal funcionarían en la actualidad. Windows XP es uno de esos sistemas que, a pesar de su antigüedad, sigue estando presente en la memoria de muchos usuarios.

Pero, ¿qué tan seguro sería utilizarlo hoy en día? ¿Sobreviviría teniendo en cuenta que a día de hoy compañías como Microsoft han destinado millones de dólares para la ciberseguridad de sus sistemas? Un experimento precisamente ha querido responder a esta curiosa pregunta.

Eric Parker quiso probar y ejecutar Windows XP y, por si esto fuese poco, lo hizo en un estado vulnerable al deshabilitar el Firewall y el Windows Defender para simular un estado vulnerable.

¿Los resultados? Fueron bastante preocupantes: en cuestión de minutos, el sistema comenzó a mostrar actividad sospechosa, y después de solo dos horas, un malware había tomado el control del equipo.

Eric Parker enseña por qué no es seguro seguir utilizando Windows XP en 2024

Durante todo este proceso de investigación, Parker encontró en concreto varios archivos maliciosos que intentaban pasar desapercibidos, haciéndose pasar por programas legítimos. Entre estos archivos se encontraba uno que pretendía ser una «compilación de Microsoft» y otro de «Google», todo enmascarado de una forma que a las víctimas pudiese engañarlas.

Con la idea de resolver este problema, instaló Malwarebytes e hizo un escaneo completo del sistema. El software de seguridad detectó ocho archivos maliciosos, clasificados principalmente como troyanos, adware malware de puerta trasera.

La verdad es que resulta lógico que esto haya ocurrido. A pocos se les ocurre hoy en día usar un ordenador con Windows 10 o Windows 11 sin un firewall o un antivirus activo, por lo que quedaba claro que nada bueno iba a suceder si se habla de un sistema operativo que dejó de recibir actualizaciones y mejoras de seguridad hace una década.

Fuente:  COMPUTER HOY