Internacional

China propone no conmutar las penas a los grandes corruptos del país

La reforma busca prevenir que “los criminales más corruptos cumplan sentencias más cortas a través de la conmutación”, señala la información.

PEKÍN. La Asamblea Nacional Popular china (ANP, Legislativo) propuso en su sesión bimensual que no se conmute la pena de muerte con aplazamiento de dos años, en la práctica cadena perpetua, por una condena menor en los “casos serios” de corrupción.

El Comité Permanente de la ANP, que se reunirá hasta el próximo día 30, remitió una propuesta de enmienda a la ley criminal con la mencionada reforma para “salvaguardar la justicia”, según informó la agencia oficial Xinhua.
La reforma busca prevenir que “los criminales más corruptos cumplan sentencias más cortas a través de la conmutación”, señala la información.

Desde que Xi Jinping llegó al poder en 2013, la lucha contra la corrupción se ha convertido en uno de los estandartes de su mandato, poniendo entre rejas a figuras de gran peso político, empresarial e, incluso, militar, uno de los estratos hasta entonces intocables del país.

Entre ellos cabe destacar al exministro de Seguridad Zhou Yongkang, condenado a cadena perpetua hace unos meses por corrupción y filtrar secretos de Estado, y quien se convirtió en el mayor alto cargo jamás juzgado desde la fundación de la República Popular de China en 1949.

De forma contraria, el mismo organismo de la ANP propuso amnistías especiales para algunos prisioneros en el marco del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, al que China ha dedicado una amplia agenda cultural y política este año.

Se beneficiarán de esta amnistía cuatro tipos de prisioneros que “no presenten una amenaza para la sociedad”, dijo Li Shishi, un portavoz de la Comisión, publica Xinhua.

Podrán ser amnistiados, en primer lugar, los criminales que habían luchado contra la invasión japonesa de 1937 a 1945 o en la guerra civil contra el partido nacionalista Kuomintang de 1945 a 1949.

También los criminales de menor rango que intentaran defender la soberanía de la República Popular de China, en segundo lugar; en tercero aquellos que tengan más de 75 años o quienes padezcan una discapacidad física que les impida cuidarse a sí mismos; y, por último, quienes fueron condenados a menos de 3 años de cárcel cuando eran menores de edad.

Por otro lado, se espera que estos días los legisladores discutan otros asuntos de peso, como el contenido del primer borrador de ley contra la violencia de género, que incluirá un mandato de hábeas corpus para proteger la seguridad personal, un texto muy esperado por organizaciones de derechos humanos. (Efe/ La Nación)