Ciencia

China logra récord de donación órganos tras prohibir usar los de ejecutados

“El trasplante de órganos en China ha experimentado una exitosa transformación el pasado año, que ha ganado el reconocimiento del mundo”, subrayó Huang, también exviceministro de Salud.

PEKÍN.  China logró que el número de donantes en el país ascendiera a 2.766 en 2015, el primer año en el que se prohibió el uso de órganos de prisioneros ejecutados, destacó un responsable de sanidad chino citado por el diario oficial China Daily.

Las donaciones permitieron más de 10.000 operaciones de trasplante, cifra que también supera las cifras de 2013 y 2014, señaló el presidente del Comité de Donaciones y Trasplantes Huang Jiefu, reconocido activista en contra del uso de órganos de ejecutados.

“El trasplante de órganos en China ha experimentado una exitosa transformación el pasado año, que ha ganado el reconocimiento del mundo”, subrayó Huang, también exviceministro de Salud.

Tras la prohibición del uso de órganos de ejecutados, una polémica práctica que fue utilizada durante décadas como principal fuente de órganos en un país donde la donación se ha enfrentado siempre a grandes barreras culturales, la donación voluntaria se ha convertido en la única fuente de donaciones.

Pese a esas barreras culturales -en la China tradicional se cree que un cuerpo “incompleto” tendrá problemas en la vida de ultratumba, o en futuras reencarnaciones- la tasa de donantes por cada millón de habitantes en cinco años se ha multiplicado por cien desde 0,02 en 2010 a 2,1 en 2015.

El aumento de las cifras no oculta, en todo caso, el enorme déficit de órganos que sigue existiendo en China, donde se estima que hay más de un millón de personas que cada año necesitan un trasplante y apenas un 1 por cien de esa demanda es atendida.

Ello provoca la existencia de un mercado negro contra el que las autoridades chinas también han prometido luchar, prohibiendo la compraventa de órganos, aunque el problema persiste y no ha sido totalmente eliminado. (Efe/ La Nación)