Internacional

China condena el ataque contra su embajada en Kirguizistán

Indicaron que, de momento, ninguna organización terrorista reivindicó el atentado, y que trabajan en coordinación para esclarecer los hechos

PEKÍN. China condenó hoy el “extremo y violento” ataque suicida contra su embajada en Biskek (Kirguizistán), que dejó al menos tres personas heridas, y esperó que el país vecino “llegue pronto al fondo del asunto para que los responsables rindan cuentas”.

Así se expresó una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, en una rueda de prensa en Pekín este martes, horas después de que un coche bomba fuese estrellado por un suicida en la embajada de China en Biskek.

“Estamos profundamente impactados y condenamos firmemente este ataque”, subrayó la portavoz, quien de momento rehusó referirse al mismo como un acto terrorista.

“Hemos pedido a Kirguizistán que tome todas las medidas necesarias para asegurar la seguridad del personal chino y que llegue al fondo del asunto para que los responsables rindan cuentas”, añadió.

La portavoz indicó que, de momento, “ninguna organización ha reivindicado la autoría del ataque”, y reiteró que China “trabaja del lado de Kirguizistán” y que ha pedido al país que “nos mantengan informados y revelen información lo antes posible”.

“Valoramos -agregó- la seguridad de las misiones diplomáticas chinas en el exterior, y tomaremos todas las medidas necesarias para asegurarla”.

El viceprimer ministro de Kirguizistán, Zhenish Razákov, declaró que “el terrorista suicida iba al volante de un Mitsubishi Delica. Los tres heridos son ciudadanos kirguises”, según cita la agencia rusa Interfax.

Según medios de Kirguizistán, exrepública soviética de Asia Central que comparte fronteras con China, Kazajistán, Tayikistán y Uzbekistán, el terrorista estrelló el vehículo contra el portón de acceso al recinto de la legación diplomática.

La portavoz china no respondió a si Pekín elevará la alerta de ataque en otras de sus embajadas tras lo ocurrido, que se produce días antes de que el país celebre en Hangzhou (este) la cumbre del G20 (4 y 5 de septiembre).

“Tenemos confianza en lograr un exitoso G20. Con esfuerzo de todas las partes, se celebrará sin sobresaltos”, puntualizó Hua.

China ha sido víctima de otros ataques en el exterior en el pasado año. En noviembre de 2015 se produjo el primer asesinato de un rehén chino, Fan Jinghui, por parte del Estado Islámico (EI), poco antes de que tres ciudadanos de este país murieran durante un ataque terrorista en un hotel de Bamako (Mali). (El Informador/La Nación)