Internacional

China cierra histórico centro de ayuda a mujeres en plena oleada de represión

La iniciativa de la abogada Guo de defender a mujeres en casos de violaciones o discriminación laboral era en muchos sentidos única en el país.

PEKÍN. El Gobierno chino ha obligado a cerrar un histórico centro de ayuda legal a mujeres en Pekín tras meses de presiones, en un paso más en la campaña de represión oficial contra abogados, ONG y otros colectivos en defensa de los derechos humanos.

En declaraciones que publica hoy el diario oficial Global Times, la abogada Guo Jianmei, fundadora y directora del Centro de Asesoramiento y Servicios Legales de la Mujer Zhongze, confirmó que la policía le ordenó cerrarlo y lo relacionó con sospechas sobre sus lazos “con fondos extranjeros”, sin dar más detalles.

Se trata de una de las pocas declaraciones que ha realizado Guo, que de momento rechaza hablar con los medios, según explicó a Efe una empleada del centro pequinés, que confirmó el cierre del mismo pero descartó explicar el motivo.

El centro fundado por Guo ha sido financiado por la Fundación Ford, una condición que, de momento, no está prohibida en China, aunque en algunas regiones se ha estrechado los controles y se espera que éstos se extiendan por todo el país.

En su web, la organización se despide dando las gracias a quienes le han ayudado en el pasado, como la actual aspirante a la candidatura presidencial de EEUU Hillary Clinton, que le mostró su apoyo en 1998, cuando era primera dama, poco después de que el centro abriera sus puertas en un momento de relativas libertades, con Pekín tratando de ganar terreno en el plano internacional tras la masacre de Tiananmen de 1989.

Por entonces, la iniciativa de la abogada Guo de defender a mujeres en casos de violaciones o discriminación laboral era en muchos sentidos única en el país y el centro estaba afiliado a la Universidad de Pekín.

Según recuerda Maya Wang, de Human Rights Watch, Gua ha negociado durante años con mucha habilidad el espacio del activismo en defensa de los derechos de las mujeres, siendo moderada y utilizando sus contactos en organismos oficiales como en la universidad.

“Llegó a ser muy conocida por su trabajo, incluso a pesar de la persecución que sufría ocasionalmente”, dice a Efe Wang, que considera el cierre del centro un “alarmante indicador” que muestra cómo el actual Gobierno de Xi Jinping “ahoga” a la sociedad civil.

Wei Tingting, una de las cinco feministas detenidas durante 37 días el año pasado por sus innovadoras campañas, recuerda que Guo ya llevaba tiempo planteándose el cierre.

“Hace unos meses Guo nos dijo que estaba pensando en cerrar por la presión de las autoridades y por el empeoramiento del ambiente de trabajo para las ONG (en China)”, explicó a Efe.

La conocida feminista aseguró que se trata de otro paso más de las autoridades “para silenciar a abogados y a las ONG que trabajan en el campo del Derecho o en el del feminismo”, después de la insólita campaña de arrestos a abogados de derechos humanos en 2015 y el que ella misma sufrió, entre otros.

En el campo de las ONG, la situación también es complicada. El colectivo espera con temor la aprobación de una nueva ley para gestionar organizaciones con financiación extranjera, que, según su borrador, limitaría e incluso prohibiría sus actividades en temas considerados sensibles.

Y hoy, recuerdan las feministas, los derechos de la mujer también se incluyen en esa lista. (EFE/La Nación)