Internacional

Chile agradece a Bolivia ayuda a damnificados

Estos donativos se añadirán a los ofrecidos por China, México, Estados Unidos y eventualmente Colombia y Venezuela.

SANTIAGO DE CHILE. El ministro de Relaciones Exteriores chileno, Heraldo Muñoz, agradeció a Bolivia la entrega de agua embotellada para los damnificados por las lluvias en el norte del país, pero criticó el uso político de la ayuda que ha hecho el Gobierno del país andino.

“Quisiera en primer lugar agradecer la ayuda solidaria de Bolivia, el agua nunca sobra, especialmente en estos momentos de tragedia, pero quisiera decir de forma clara que la tragedia del norte no debe ser utilizada para propósitos políticos de la campaña comunicacional boliviana”, sostuvo Muñoz a los periodistas.

Llegó a la ciudad de Copiapó, una de las más afectadas por la catástrofe, el ministro de defensa boliviano, Jorge Ledezma, junto a la carga de agua, luciendo en su chaqueta una insignia con la leyenda “El mar es de Bolivia”, en alusión a la demanda de una salida soberana al mar.

“Esto lamentablemente es un detalle engorroso pero hay que señalizarlo porque la ayuda tiene que ser de una manera desinteresada”, afirmó el canciller chileno.
No obstante, agradeció la ayuda porque “probablemente hay un propósito que es genuino”, pero insistió en que “esta utilización no corresponde”.

Muñoz también señaló que Bolivia entregó a Chile un total de 13.000 litros de agua embotellada, que llegó en un avión militar a la ciudad de Copiapó y consideró que “no vale la pena” enviar una reclamación a la Paz por el gesto de Ledezma.

“Está clara la percepción del pueblo de Chile, por un lado siempre agradecer todo gesto solidario desinteresado, pero al mismo tiempo señalar de forma clara que esta tragedia y el dolor no deben ser utilizado para propósitos políticos de una campaña comunicacional”, indicó.

La ayuda boliviana se sumará a la que entregará en las próximas horas el Gobierno de Japón, que envió un avión cargado de frazadas, colchonetas, generadores eléctricos, carpas y otros materiales.

Las lluvias que cayeron la semana pasada en las regiones de Coquimbo, Atacama y Antofagasta provocaron inundaciones y aluviones que hasta el momento han dejado 18 muertos, 49 desaparecidos y más de 27.000 damnificados. (Efe/ La Nación)