Ciencia

Chequeo médico preventivo, vital durante primeros años de vida

A partir del año, lo ideal son dos consultas por cada 12 meses, y luego del segundo año se debe asistir anualmente una vez.

MÉXICO. Son 11 vacunas que protegen a los menores de 14 enfermedades como tuberculosis, poliomielitis e influenza. Desde el nacimiento es importante asistir a consultas para detectar enfermedades y alteraciones en el desarrollo.
La especialista María Guadalupe Gutiérrez Guerrero dijo que durante los primeros años de vida, el chequeo médico preventivo es vital para detectar enfermedades y alteraciones en el desarrollo de forma oportuna.
La también coordinadora de Atención y Prevención a la Salud del IMSS en Jalisco indicó que antes del primer año de edad, las visitas al módulo de medicina preventiva son bimestrales, y en este grupo de infantes se recomienda la asistencia de hasta siete consultas al consultorio de medicina preventiva.

Comentó que a partir del año, lo ideal son dos consultas por cada 12 meses, y a partir del segundo año de vida se debe asistir una vez al año, y continuar bajo este esquema en la adolescencia y edad adulta.

“Bajo el esquema PrevenIMSS, las enfermeras realizan la evaluación del estado nutricional, con mediciones de talla y peso y brindan orientación respecto a la alimentación del niño, además de fomentar otros tópicos para el cuidado de la salud, entre otros, medidas higiénicas para la salud bucal, al igual que en otros grupos etarios”, dijo.

Gutiérrez Guerrero explicó que en los infantes, se otorgan complementos nutricionales como la vitamina A al nacer y durante las campañas intensivas de Salud, así como hierro para prevenir anemia en el primer año de edad.

Precisó que son 11 vacunas que protegen a los menores de 14 enfermedades como tuberculosis, poliomielitis, influenza, tétanos, sarampión, rubeola, Virus del Papiloma Humano (VPH), neumonía, entre otras.
Señaló que a partir de la adolescencia, continúa la aplicación de refuerzos de vacunas contra hepatitis B, tétanos, difteria, influenza, VPH, sarampión y rubeola; y en los adultos se aplican refuerzos contra influenza, tétanos, difteria y sarampión. (Internet/ La Nación)