Opinión

PRINCIPIOS INDÍGENAS: NO SER OCIOSO, NO MENTIR Y NO ROBAR.

Antonio Aguirre Medina /Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

He visto y escuchado en varias oportunidades el desatinado video de la asambleísta Rosa Cerda, que como es usual, ella aduce que su intervención fue sacada de contexto; también he leído comentarios de algunos de sus colegas, en los que se comenta que la asambleísta cuestionada confundió sus dos idiomas: el castellano y su idioma madre, la versión que todavía no se escucha y que también la usan con frecuencia es que se trataría de una persecución étnica.

Revisando el video que adjunto, en buen castellano no existen las dos justificaciones, existiendo una nueva posibilidad que ahora digan que el video pudo haber sido editado, doblado o cambiado.

Es evidente la escasa ética y el desconocimiento de normas y comportamientos legislativo, no se trata de un pequeño error involuntario, como, por ejemplo: Una falla en citar un hecho o una equivocación numérica.

Todas estas artimañas son usuales en simpatizantes de la izquierda o en incapaces que llegan a una función y como dice el pueblo: metieron las de caminar.

La apología del delito también merece una sanción ejemplarizadora y este es un caso en el que se debería aplicar es castigo que corresponda.

Aquí no existe ningún ataque indiscriminado, existiría un claro mensaje anormal que muestra de cuerpo entero las posibles intenciones de la asambleísta y posiblemente de alguna parte del Movimiento al que representa.