Actualidad

Cerca de 800 organizaciones sociales rechazan una posible eliminación del CPCCS

Representantes de estos colectivos señalan que esta iniciativa va en contra del mandato de la consulta popular

Tras las declaraciones del Presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio, Julio César Trujillo, sobre una eventual consulta popular para eliminar esta entidad, varias organizaciones sociales se dieron cita en una audiencia pública ciudadana para expresar su rechazo a esta iniciativa. El evento tenía previsto contar con la participación de Trujillo, pero no acudió a esta cita.

La mañana de este lunes 5 de noviembre del 2018 se reunieron en Guayaquil los representantes de unos 800 colectivos ciudadanos, entre ellos la Veeduría Mandato Popular, de la Asamblea Ciudadana Plurinacional e Intercultural para el Buen Vivir, Observatorio Ciudadano, Concertación Cívica Nacional y varios miembros de partidos políticos reconocidos por la Función Electoral, para expresar su rechazo ante una eventual eliminación del Consejo de Participación Ciudadana.

Los participantes que forman parte de la Asamblea Ciudadana Ecuador (ACE) dieron a conocer que la iniciativa que pretende eliminar el CPCCS, es contraria al pronunciamiento del pueblo en la Consulta Popular del pasado 4 de Febrero.

En ese sentido, Roberto Gómez Valdivieso, titular de la ACE, dijo que la desaparición del organismo es un anhelo de conocidos partidos políticos tradicionales que aspiran manejar a las autoridades de control: “¿Quieren una consulta que será ilegal?, pues nosotros les diremos no al Consejo de Participación transitorio, y si el Presidente de la República quiere hacer una consulta ilegal, pues también le diremos no”.

De la misma manera, señaló que el anhelo de los colectivos es que los miembros del Consejo sean elegidos por votación popular: “Es lo que la Ley, la Constitución y la consulta popular señalan y por eso pelearemos todos”.

Por su parte, Andrés Freire, miembro del Foro de Profesionales, denunció que Trujillo hizo bien las cosas al principio, pero ahora está equivocando, no favoreciendo a los ciudadanos y beneficiando a sectores interesados en dirigir los órganos de control del Estado.

(PF)

Fuente: El Comercio – La Hora