Actualidad

Celac escuchó cruce de visiones de Ecuador y México sobre crisis diplomática

México exhorta a miembros de la Celac a apoyar su demanda internacional contra Ecuador. Mientras, la Canciller ecuatoriana acusa provocación de México.

Las cancilleres de Ecuador, Gabriela Sommerfeld, y de México, Alicia Bárcena, presentaron sus argumentos contrapuestos sobre la crisis diplomática. Lo hicieron en la reunión virtual de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) este martes, 9 de abril de 2024.

En este marco, Sommerfeld expresó que «México ha incumplido varios artículos de la Convención de Viena sobre asilo diplomático y durante su exposición dejó clara la provocación de México hacia Ecuador», según declaraciones reproducidas por la Cancillería.

Ecuador, como ya lo hizo también en el foro de la OEA, acusó al Gobierno de Manuel López Obrador de promover la impunidad, al haber concedido asilo político al exvicepresidente condenado por corrupción, Jorge Glas.

«Valoramos la justicia y nuestra propia autoridad. Elevamos nuestra voz en los distintos foros, demostrando que México irrespetó convenciones importantes». Gabriela Sommerfeld, canciller de Ecuador.

México pide respaldo a demanda

De su lado, México pidió apoyar la demanda contra Ecuador que presentará ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), así como la carta que enviará al secretario General de la ONU, António Guterres, por el asalto de su embajada en Quito.

“México exhorta a los Estados miembros de la Celac a endosar la demanda que presentaremos ante la Corte Internacional de Justicia así como la carta que enviaremos al secretario General de las Naciones Unidas para condenar los lamentables hechos», declaró la canciller mexicana, Alicia Bárcena, en la reunión virtual.

La titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México se refirió ante el organismo al allanamiento de la embajada mexicana en Quito el pasado viernes para sacar al exvicepresidente Jorge Glas (2013-2017), quien buscaba asilo político en el lugar.

“Estos hechos deben ser condenados internacionalmente para salvaguardar las leyes que rigen a los países. El comportamiento del Gobierno de Ecuador fue desproporcionado y no puede sentar precedente alguno”, argumentó Bárcena. La diplomática señaló que el diálogo entre México y Ecuador seguirá en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Esta condena se hizo en medio de la reunión que promovió la presidenta pro tempore de la Celac, la mandataria hondureña Xiomara Castro, quien el lunes anunció también que convocará para este viernes una cumbre de presidentes del organismo regional para abordar la crisis diplomática entre Ecuador y México.

«Imágenes aberrantes»

En el evento virtual entre cancilleres, Bárcena mostró imágenes de la irrupción de las fuerzas ecuatorianas en la sede diplomática y anunció la denuncia ante la CIJ. Bárcena calificó como “aberrantes” las imágenes de “violencia, abuso y sometimiento” que sufrió el personal diplomático, momentos que, dijo, “quedarán para siempre plasmados en la historia”.

La diplomática agradeció las muestras de solidaridad que México ha recibido en los últimos días, en especial de gobiernos de la región, y rechazó que el país haya resguardado a un “delincuente”, como denunció el Gobierno ecuatoriano. “El resguardo del exvicepresidente Glas y el otorgamiento del asilo político constituyen actos lícitos. Su ingreso a la embajada de México en Quito se realizó en estricto apego al derecho internacional, aplicable a la Convención sobre asilo diplomático adoptada en Caracas en 1954”, enfatizó.

Ruptura de relaciones

La crisis entre México y Ecuador comenzó el jueves pasado, cuando el Gobierno de Daniel Noboa declaró persona non grata a la embajadora mexicana, Raquel Serur, en respuesta a comentarios del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el asesinato del excandidato presidencial Fernando Villavicencio.

México anunció el viernes que buscaría traer como asilado político a Glas, quien se resguardaba en la embajada desde diciembre ante un proceso penal por corrupción, por lo que las autoridades ecuatorianas ingresaron por la fuerza para arrestarlo, lo que provocó López Obrador rompiera las relaciones.

El presidente de Ecuador publicó el lunes una carta en la que aseveró estar «dispuesto a resolver cualquier diferencia» con México, pero reiteró que «la justicia no se negocia».

Por:    PRIMICIAS