Actualidad

Católicos celebran hoy el Miércoles de Ceniza

La celebración mundial del Miércoles de Ceniza es el primer día del año que se debe ayunar y guardar abstinencia, según la Iglesia Católica. El segundo es el Viernes Santo.

GUAYAQUIL. “Recuerda que eres polvo y en polvo te convertirás”, dice el versículo 19 del capítulo 3 del Génesis. El pasaje encierra el sentido del Miércoles de Ceniza, que hoy se celebra con la imposición de la ceniza en la frente de los fieles.

Como cada Miércoles de Ceniza, miles de ciudadanos que practican la religión Católica acuden a las iglesias para afirmar su fe en Dios e iniciar la Cuaresma, tiempo de ayuno, penitencia y reconciliación con Dios, pero estos actos de fe deben ser voluntarios, previo a la conmemoración de la muerte de Jesús.

Así como Aurora Salinas, cientos de personas se levantaran temprano -07:00- en busca de recibir la ceniza, señal de la cruz en la frente, en Iglesia San Pedro de Valdivia, en el sur de la ciudad.

“Nos recuerda que las personas debemos corregir todas nuestras malas acciones y prepararnos para una vida más cristiana y acercarnos al prójimo”, expresa el padre Antonio Calderón, párroco de Cristo Redentor, en el Barrio del Centenario.

Así como en dicha iglesia, en Guayas también habrá más ceremonias en las diferentes parroquias católicas. Para Karina Arana esta fecha también es un signo de solidaridad para socorrer a los que tienen hambre y no tienen vestidos, según dice el profeta Isaías, agrega monseñor la devota mujer.

Ella señala que, hoy empieza el periodo litúrgico de cuarenta días con la imposición de la ceniza en la frente, alistándose para la celebración de la Pascua o Resurrección de Cristo que se recordará el próximo 9 de abril. “Desde esa fecha dejo de comer carne los viernes, mis hijos no van a discotecas y nos unimos para pedirle al señor por bendiciones, para mi familia”, resaltó

La imposición de la ceniza da inicio a la Cuaresma, que es un recordatorio de los cuarenta días que estuvo el Señor en oración y penitencia en el desierto, orando por la humanidad.

Este es un tiempo de preparación para celebrar el misterio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. (DO/La Nación)