Ciencia

Cataluña diagnostica el primer caso de la Fiebre del Nilo en caballos

La Generalitat de Cataluña ha activado el nivel 2 de vigilancia de enfermedades transmitidas por mosquitos tras identificar en un caballo enfermo de una hípica de Vilanova i la Geltrú (Barcelona) el virus de la Fiebre del Nilo Occidental, según han confirmado los departamentos de Salud y Agricultura. Es la primera vez que el virus, que de forma natural circula entre aves y mosquitos, salta a otras especies en Cataluña, en un nuevo paso de la importante expansión que la dolencia vive este año en Europa.

“Este diagnóstico es importante porque revela la presencia del virus en una zona hasta hora libre de la enfermedad. Ya ha llegado a Cataluña y, como en otros lugares, si ha venido es para quedarse”, ilustra Miguel Ángel Clavero, científico del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria. “El año pasado fue detectado en un ave en Lleida, pero esta es la primera vez que se produce el salto a caballos o humanos, las especies más vulnerables a la transmisión del virus mediante picaduras de mosquito”, añade.

La fiebre del Nilo es una enfermedad generalmente muy leve en personas: en cuatro de cada cinco casos cursa de forma asintomatica. En el resto, tras una incubación que va de tres a 14 días, el paciente sufre fiebre, malestar, dolores corporales y cansancio. Los casos más graves, un 1% del total, causan episodios de encefalitis y meningitis. Llegado a este nivel, la letalidad de la enfermedad asciende al 10%, especialmente en niños y personas mayores. No existe vacuna ni tratamiento específico contra el virus y los cuidados se centran en los síntomas y complicaciones.

La Unión Europea sufre este año el mayor brote de la fiebre del Nilo desde que existen registros, con más de 1.400 enfermos de consideración y 127 muertes, según datos del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés). Aunque la mayoría de los casos se han producido en Italia y países de la zona de los Balcanes, en las últimas semanas se ha producido un aumento de la incidencia en Europa Occidental. Francia, por ejemplo, notificó la semana pasada el primer caso en humanos en el Departamento de los Pirineos Orientales, justo al norte de Cataluña.

El aviso de este caso llegó a la Generalitat el pasado día 11 y ha sido confirmado en los últimos días por análisis realizados tanto por el Gobierno catalán como por el laboratorio de referencia nacional, situado en Algete (Madrid). Los técnicos desplazados a la hípica comprobaron la existencia de varios focos de mosquitos tanto en la finca como en los alrededores, que ya han sido debidamente neutralizados. Algunos de ellos eran de Culex pipiens, la especie de mosquito que actúa como vector más importante del virus. En coordinación con el Ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú, la Generalitat ha proporcionado a los responsables de los terrenos colindantes la formación necesaria para combatir la proliferación de mosquitos.

Andalucía registró hace dos semanas el primer caso en caballos del año en Almonte (Huelva). “Ahí el brote era previsible. Tenemos documentada la presencia del virus en Andalucía Occidental desde 2004 y en los últimos años ha habido brotes esporádicos tanto en caballos como en humanos. La sorpresa ahora ha sido el diagnóstico en Cataluña”, reitera Clavero. Para este experto, aunque en ls próximas semanas pueda producirse algún caso más, no es previsible una eclosión de la enfermedad. “Estamos al final de la temporada. Con el descenso de las temperaturas se interrumpe la proliferación de mosquitos y, con ello, el riesgo de contagio”, concluye Clavero.

EP