Actualidad

Caso Purga | Mayra Salazar detalló los lotes de los que Pablo Muentes se habría adueñado en Guayas

La testigo protegida contó que los terrenos se vendían a la propia familia de Muentes, por sus operadores. Además, que en uno de ellos instaló una camaronera

 

 

Durante su testimonio anticipado, Mayra Salazar acusó al exasambleista Pablo Muentes de traficar tierras. Hoy, él está preso en la cárcel de máxima seguridad La Roca y es investigado por delito de delincuencia organizada en el Caso Purga.

Según Salazar, Muentes se adueñó en forma ilícita de al menos cinco lotes, uno de ellos en la zona industrial de Durán. Serían 12 hectáreas valoradas, según dijo la testigo protegida, en USD 2 millones.

Para lograrlo, Muentes se valió de operarios en dos entidades, según el testimonio:

«El señor Pablo Muentes Alarcón visualiza estas 12 hectáreas, envía a sacar toda la información con sus operadores en el Registro de la Propiedad de Durán y genera un acto de compra y venta en una notaría que también es operadora del señor Pablo Muentes Alarcón. Y se adjudica esta compra y venta a su primo, que hoy se encuentra también detenido. Es el señor Fausto Alarcón, quien tiene tres cédulas de identidad y dos licencias, documentos con los que realizaría todo el tráfico de tierras», contó Mayra Salazar.

Esas tierras le pertenecen a Erick Ramírez, que más tarde denunció el caso y lo hizo público mediante el asambleísta Fernando Villavicencio.

Los lotes se vendían a la familia de Muentes

Mayra Salazar contó en la audiencia que existe otro caso de un lote de mil hectáreas, valorado en USD 80 millones. Este terreno, en su momento, perteneció a los hermanos Isaías Dassum y fue incautado por el estado.

«Este macro lote, señor juez, fue dividido, fue fraccionado en 10 lotes y en cada lote se asentó una asociación. El señor Pablo Muentes Alarcón, a través de sus operadores en el Ministerio de Agricultura, hace que se le adjudique estas fracciones a varias personas naturales. Y, a su vez, estas les venden esas propiedades a los operadores de Pablo Muentes Alarcón, incluyendo a su familia.

Señor juez, usted más que nadie debe conocer que lo adjudicado por el Estado tiene un candado y no puede ser vendido hasta después de 15 años y también debe conocer que, para poder generar esta venta, se debe solicitar el permiso al Ministerio de Agricultura …», dijo Salazar.

Muentes desalojaba a los ciudadanos

En su testimonio, Salazar también contó cómo Muentes desalojaba a la gente que se asentó en esos lotes. «Llegaba con tractores, con 200 policías, 200 delincuentes, a maltratar a niños y adolescentes».

Señaló que 10 personas de una asociación que se resistieron a salir se encuentran con boletas de captura por orden de Muentes, y una mujer fue privada de su libertad.

Salazar habló de otro lote, de 40 hectáreas, en la misma zona industrial de Durán, que le pertenecía al Banco Central del Ecuador. Y dos lotes más, cuya ubicación no especificó y en la que dijo, el Exlegislador socialcristiano puso una camaronera.

Por:  Ecuavisa