Actualidad

Caso Metástasis, la investigación que inició con la muerte del narco Leandro Norero

La fiscal general del Estado asegura que una estructura criminal vinculada al narcotráfico se incrustó en todos los niveles del Estado.

El caso Metástasis, que investiga una presunta estructura de delincuencia organizada incrustada en distintas instituciones del Estado, surgió tras el asesinato en prisión del narcotraficante Leandro Norero Tigua, según explicó la fiscal general del Estado, Diana Salazar.

Norero murió en octubre de 2022 en una masacre en la cárcel de Latacunga, provincia de Cotopaxi.

Cinco meses antes había sido detenido durante un allanamiento a una vivienda ubicada en Ribera del Batán, una exclusiva urbanización de SamborondónLa policía halló casi siete millones de dólares en efectivo, lingotes de oro, relojes y joyas, que sumaban más de USD 10 millones en su poder. Norero no pudo justificar ese patrimonio.

En su casa también se hallaron cinco pistolas, alimentadoras y cientos de municiones.

Imagen del 25 de mayo de 2022. La policía halló lingotes de oro en la vivienda ocupada por Norero.
Imagen del 25 de mayo de 2022. La policía halló lingotes de oro en la vivienda ocupada por Norero. ( 

A Norero se lo identificó como un financista de organizaciones criminales. Se lo vinculó con las bandas Los LobosChonekillers y Choneros y, además, tenía contacto con carteles mexicanos.

Según el excandidato presidencial Fernando Villavicencio, quien fue asesinado en agosto de 2023, el narcotraficante «fue el brazo derecho de Jorge Luis Zambrano (Rasquiña o JL)», ex cabecilla de Los Choneros.

Tras el asesinato de «JL», en diciembre de 2020, Norero obtuvo los libros de rutas y contactos, indicaba Villavicencio.

Norero también formó parte de la banda Los Ñetas, que participó en un «proceso de pacificación» durante el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

En el mundo criminal, el narcotraficante era conocido como El Patrón.

Los procesos contra Norero

El jefe criminal afrontaba dos procesos en el sistema judicial, uno por lavado de activos, financiamiento para la producción o tráfico ilícito de sustancias sujetas a fiscalización y otro por tenencia y porte de armas.

La esposa de Norero, Lina Romero, participaba en el entramado También los hermanos del narco, Johanna e Israel.

Según los registros de la Superintendencia de Compañías, Norero y su hermano Israel eran accionistas de cinco de las seis empresas que creó, cuyas actividades van desde la venta de cacao, seguridad privada, construcción, hasta el transporte pesado de carga.

Norero y su esposa conformaron la empresa Samsonseafood. Ella además constituyó una corporación estética que comparte como accionista con Johana Norero, hermana de Leandro.

Según la Policía, estas empresas -además de otros cinco negocios- sirvieron para que la red haga movimientos inusuales por más de siete millones de dólares, acumule 22 cuentas bancarias, 17 propiedades en Guayaquil, Santa Elena y Manta, además de tener 13 vehículos de todo tipo.

Asimismo, Norero consiguió contratos de obra pública a través de una empresa que fue vendida dos días después de su detención.

Fuente:  Ecuavisa