Economía

Casi todas las empresas chinas estatales ya tienen independencia

China ha completado casi en su totalidad la reforma de sus empresas estatales y ha logrado ahorrar al Estado unos 2.140 millones de dólares en capital de gestión, dándoles a las compañías la capacidad de ser “actores independientes de la economía de mercado”.

La Comisión de Supervisión y Administración de Activos Estatales, el regulador de las SOEs (por sus siglas en ingles), informó hoy que “casi todas las empresas estatales” se han transformado en sociedades anónimas o corporaciones.

Así, la mayoría de las más de 60 SOEs centrales y cerca de 2.500 subsidiarias han terminado o están en proceso de transformación.

La reforma ha ayudado a recortar hasta el momento más de 8.300 sucursales de SOE centrales redundantes y ahorró capital de gestión por valor de 13.500 millones de yuanes (unos 2.140 millones de dólares estadounidenses).

En los últimos meses China ha estado llevando a cabo una serie de reformas en empresas estatales que incluyen la fusión de compañías o la creación de propiedad mixta con la incorporación de múltiples tipos de inversores, explorando sistemas de salarios flexibles y vendiendo acciones a empleados.

Las reformas tienen por objeto modernizar las empresas estatales en sectores como la electricidad, el petróleo, el gas natural, el ferrocarril, la aviación civil o las telecomunicaciones.

“Este es un avance histórico en la reforma de las empresas estatales de China. Allana el camino para nuevas reformas como la diversificación de acciones y la propiedad mixta”, dijo Peng Huagang, portavoz de la Comisión.

Según señaló, el sistema de corporación introduce a accionistas, lo que ayuda a definir las responsabilidades de operación y convertir a las empresas en actores independientes de la economía de mercado.

EFE