Actualidad

Carrasco: Son inconstitucional, ilegal e infundado

Enfatizó que la autoexclusión es un problema que atañe la dirigencia. “Nosotros estamos conversando con las bases”, agregó.

QUITO. El ministro de Trabajo, Carlos Marx Carrasco, cuestionó ayer el paro nacional que será encabezado por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) respaldado por gremios y organizaciones sociales contra el Gobierno, para el 13 de agosto. “Cuando la política del Gobierno Nacional es claramente favorable a los derechos de los trabajadores es cuando se viene a hablar de paros, huelgas y más”, dijo.

Además, Carrasco resaltó que al presidente de la FUT, Pablo Serrano, le falta un poquito de humildad. “Lo preocupante es que luego de la convocatoria del diálogo nacional a las centrales sindicales, por la equidad y la justicia, convocamos públicamente y el señor Serrano dice que quiere la invitación impresa; segundo, dice que solo va a ir a un diálogo con el Presidente de la República; me parece que le falta un poquito de humildad y de respeto también“, expresó.

Sobre las declaraciones de Serrano donde recalcó que la invitación hecha por el ministro de Trabajo, no tiene validez porque, según el dirigente, la única facultad que tiene Carrasco es la de resolver los conflictos laborales, Carrasco le aclaró que el Ministerio tiene plena competencia para cumplir con sus funciones.

“Con el propio señor Serrano, la dirigencia del FUT, hemos conversado a lo largo de todo este tiempo en múltiples ocasiones. Quizás, lo que les preocupe es que nuestras propuestas y políticas han ido más allá de las aspiraciones del FUT, pero si es que ellos han tomado la decisión de continuar calentando las calles, de evitar el diálogo, es cuestión de ellos”, dijo al noticiario de Ecuavisa.

Y volvió al tema de paro nacional, al que señaló como “inconstitucional, ilegal e infundado”, y cuestionó que estas medidas se debían hacerlas en gobiernos anteriores y no en el actual.

Reconoció que falta información en algunas políticas laborales emprendidas por el oficialismo, como el retiro del aporte del 40% al IESS; institución de la que, según dijo, existe informes actuariales que darían sostenibilidad para 23 años. Agregó que la ciudadanía no conoce eso, pero que precisamente para eso es el diálogo, “para mostrar toda la información con veracidad”.

No descartó ni cerró la posibilidad de también conversar, en el marco del “Diálogo por la Justicia y Equidad”, sobre las enmiendas constitucionales que se estarían a espera del segundo debate en la Asamblea Nacional. Rechazó, finalmente, las actitudes de violencia. No podemos dialogar en las calles con piedras y garrotes, sostuvo. (DO/La Nación)