Deportes

Carlos A. Aguirre Avilés

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

HÍPICO FUERA DE SERIE

El mayor de los varones Aguirre-Aviles, nació como todos sus hermanos, en la Perla del Pacífico el 17 de Febrero de 1.920, hípico desde sus ancestros debe haber sido el segundo criador de caballos en Guayaquil después de Don Enrique Guzmán Aspiazu en su criadero de la Isla Santay, su primer Haras se llamó La Ramada y estuvo instalado en el Guasmo al sur de la ciudad.

Además de ser pionero en la crianza de Caballos Fina Sangre de Carreras después del año 1.956, durante muchos años fue el propietario que más cantidad de caballos mantenía en sus establos y en actividad, el famoso Stud Chantilly de la divisa crema, celeste y rosa que lo heredó de su padre y su hermano Pepe fallecido prematuramente, lideró algunos años las estadísticas de propietarios, y a nivel internacional lució sus colores en algunos países de esta parte del continente.

img-20171222-wa0040

Cortesía Ab. Roberto Guevara Aguirre.

Foto tomada en el hipodromo Costa Azul de Salinas donde estoy recibiendo una botella de Royal Salute después del nacimiento de Alto Recamier, en pago de una apuesta al confirmar la preñez de Madame Recamier de que su hijo sería macho y tordillo como en efecto así fue!

Como buen hípico de alcurnia lo demostraba siendo un magnífico ganador y el excelente perdedor, por costumbre no le gustaba apostar y los pocos boletos a ganador se los regalaba al jinete, preparador y empleado de corral.

Disfrutó como ninguno de su afición, concurría todos los días antes de la 6 am. a contemplar el entrenamiento de sus ejemplares y a distraerse de sus múltiples ocupaciones.

20171220_095802

Cortesía Ab. Oscar Aguirre Medina.

En una  tarde de carreras en el hipódromo Santa Cecilia de Guayaquil, se realizó una carrera de jinetes caballeros en la que participó con éxito el Sr. Carlos Aguirre Avilés  (Nótese en el fondo la cantidad de personas que concurrían a una tarde hípica)

La comunidad hípica rinde un homenaje anual a un caballero de su gran talla y de altos valores ciudadanos, igual que sus hermanos tampoco era afecto a la figuración ni a conceder entrevistas a ningún medio de la época.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.