Opinión

CAPTADORES ILEGALES DE DINERO.

Antonio Aguirre Medina/ Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

A pesar de las múltiples alertas de las autoridades respectivas, que deberían ser eficientes en ejercer controles más efectivos, para por lo menos tratar de impedir que este sistema organizado de estafas colectivas se sigan multiplicando sin control en todo el país, que siempre estarán listas y dispuestas para seguir engañando a los incrédulos incautos.

Durante algunos meses, antes que “Don Naza” fuera asesinado, se daba la gran vida y hasta hacía manifestaciones públicas, es decir, que ya se conocía de su existencia fuera de la ley y el orden, pero no hubo autoridad capaz de denunciar y actuar de inmediato para terminar con este sistema prohibido de fraudes colectivos.

Utilizan membretes sugestivos para atraer a los incautos y, según se comentó por declaraciones de funcionarios de los ministerios, que existirían Militares y Policías en funciones como organizadores de estos fraudes financieros. Recuerdo hace algunos años que recibimos miles de migrantes colombianos que circulaban más que todo en el agro, en los mercados y en barriadas pequeñas pobres, grupos de ‘chulquerillos’ que prestaban pequeñas cantidades de un día para otro y se movilizaban en motos viejas, hoy se transportan en S.U.V. y 4 X 4 del año.

Dar las espaldas a actividades como éstas y dejarlos crecer sin ningún tipo de control, también sería una forma de corrupción y para combatirlos no es necesario violar los Derechos Humanos de ningún ciudadano, recuerdo que en los últimos dos  gobiernos anteriores se conocieron unos pocos  casos aislados de éste prohibido negocio, pero en el actual momento ya se conoce de algunos casos, con el agravante que miembros de la  fuerza pública, que son considerados como la reserva moral de la patria, también estarían  siendo dirigentes activos de éste prohibido e inmoral negocio.