Deportes

Canessa: Barcelona no sabía

El jugador podría ser sancionado de 3 a 6 años, dependiendo a qué edad se falsificaron sus documentos.

GUAYAQUIL. Juan Javier Canessa, presidente de las divisiones formativas de Barcelona, tras conocer irregularidad en la documentación del futbolista Gerardo Quiñónez Angulo, quien estuvo a prueba en Barcelona como jugador juvenil y que ahora es investigado por la Comisión de Disciplina de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), aclaró el tema.

Según la primera investigación realizada por dicha comisión, el jugador no tenía 17 años como pretendía hacerle creer a la dirigencia torera, sino que tiene 23 años de edad, situación que era desconocida por la institución guayaquileña, destacó Canessa.

“Para cumplir con la contratación de algún deportista, Barcelona como institución realiza una recopilación de documentos y a medida que ya habíamos activado el trámite, empezamos a tener inconvenientes, porque los documentos no eran tan accesibles, nos daban largas, luego hicimos la evaluación y no teniendo los documentos claros, a la interna decidimos que el tema debía de ser puesto en el congelador”, recalcó Canessa.

Canessa aclaró que Barcelona no contrato a Quiñónez, pero sí lo habían considerado dentro de sus planes futbolísticos por sus condiciones, pero “para nosotros la legalidad de la operación es muy importante, parece que tomamos una decisión acertada, porque ahora salen a la luz ciertas cosas. Barcelona no firmó ningún contrato con el jugador”.

Ahora, la Comisión de Disciplina de la FEF se encuentra investigando este nuevo caso de posible adulteración de documentos, circunstancia que ya fue denunciada en su momento por Humberto Pizarro, director técnico de River Ecuador, se suma a los de Alexander Domínguez y Ángel Cheme.

En el 2008 el portero de Liga de Quito, fue suspendido por presentar documentación en la que constaba que nació en Tachina (Esmeraldas), el 5 de junio de 1987, pero una investigación comprobó que los documentos de Domínguez habían sido adulterados. Los papeles de inscripción que presentó el golero pertenecían a una persona fallecida.

El otro caso fue en el 2010 cuando el pastor evangélico Gonzalo Chila denunció a un jugador que utilizaba su nombre para jugar; el verdadero Chila tenía cuatro años menos que Ángel Cheme, que usurpó su identidad.

Quiñónez en declaraciones en la Comisión de Disciplina habría dicho que jugó en el club Tácito Ortiz, de Esmeraldas y habría dado nombres de las personas que le indujeron a cambiar su edad, por lo que podría ser sancionado entre 3 y 6 años.

Alex De la Torre, presidente de esta comisión reveló que así como Quiñónez están siendo investigados otros nueve jugadores, sin dar mayores detalles, porque los casos siguen en curso.

“Tenemos nueve carpetas de casos que han pasado a investigación en la Comisión Disciplinaria, la próxima semana procederemos a abrir los expedientes respectivos”.

Conjuntamente el directivo aseguró que para el ente del balompié nacional es “muy difícil investigar a todos los Sub 17 que participan en el torneo nacional, porque son los clubes los que nos deben ayudar, es muy difícil empezar a hurgar de equipo en equipo, viendo quién puede ser (pasado de años). Sería imposible hacerlo”

De la Torre insistió en que la FEF no está en capacidad de investigar a los juveniles de cada club. “No creo que los clubes utilicen un solo juvenil, cada club tiene dos o tres juveniles para reemplazarlos en caso de lesión. Podríamos hablar de 3 juveniles por club y son 24 clubes (serían 72 sujetos a observar entre la Serie A y la B), no sería fácil realizar una investigación”, aseveró. (DO/La Nación)