Internacional

Canciller argentina ve con «preocupación» y «profundo dolor» crisis en Brasil

La canciller reveló que Argentina ha estado en «permanente contacto» con Brasil y que de hecho, el presidente, Mauricio Macri, llamó a su homóloga brasileña durante estas semanas.

BUENOS AIRES. La canciller argentina, Susana Malcorra, destacó hoy la «preocupación» y el «profundo dolor» institucional y personal que le produce la situación de inestabilidad de Brasil después de que el Senado aprobara ayer el inicio de un juicio político contra la presidenta, Dilma Rousseff.

Brasil es «un jugador que condiciona y define nuestra capacidad de hacer cosas», con el que «nos une la amistad, la tradición, la historia» y «que esté pasando por una situación de crisis nos afecta, nos impacta y nos duele», expresó la ministra en declaraciones telefónicas al canal argentino TN.

Para Malcorra, Rousseff está pasando por un momento «muy duro» después de que ayer fuera apartada de sus funciones de forma temporal, algo que en su opinión puede haberse visto potenciado por el hecho de ser mujer.

«A veces me pregunto si el género no es un elemento de consideración en estos procesos tan duros. Quizás si el género fuera distinto, los procesos serían distintos», apuntó.

La canciller reveló que Argentina ha estado en «permanente contacto» con Brasil y que de hecho, el presidente, Mauricio Macri, llamó a su homóloga brasileña durante estas semanas.

En ese sentido, han seguido y evaluado muy de cerca todo el proceso, que aunque «ha cumplido las pautas establecidas dentro de la legalidad», hay «muchos» que tienen una «seria cuestión» respecto de su «legitimidad».

Asimismo, aseguró que lo que espera es que dentro del marco institucional, la situación concluya «lo antes posible» porque, a su juicio, cuanto más tiempo se extiende, más se ahonda la crisis para Brasil y toda la región y se acentúan las «necesidades» y «ansiedades» de los ciudadanos.

En el caso de que tuviera lugar un «disparador» que violente los procesos de legalidad democrática, Malcorra afirmó que en un primer momento, Argentina mantendrá la prudencia, el respeto y la misma posición de acompañar al país, «sin ser altisonantes», que han tenido hasta ahora con el país.

«Tampoco vamos a apresurarnos porque eso puede precipitar cosas que terminen jugando en contra de los intereses del propio Brasil«, aseveró.

La ministra reveló que ha pedido tener una conversación con el nuevo canciller brasileño, José Serra, que espera que ocurra durante el fin de semana, porque «obviamente» el Gobierno argentino va a «establecer los vínculos institucionales que correspondan» con las actuales autoridades políticas de Brasil. (EFE/La Nación)